Morralla rima con falla

CONCURSO AGRUPACIONES DEL CARNAVAL DE CÁDIZ
El Gran Teatro Falla en el inicio del concurso oficial de agrupaciones del carnaval de Cádiz (COAC) que se prolongará hasta el próximo 21 de Febrero. EFE/Román RíosRomán RíosEFE

Un célebre periodista de la radiotelevisión pública andaluza calificó como «morralla» al grueso de las agrupaciones participantes en los pases preliminares del COAC, que comenzó el lunes en el Gran Teatro Falla de Cádiz. Y sí, no anda el colega desencaminado al señalar que los voluntariosos actuantes en la primera sesión, ora una comparsa de Barcelona ora una chirigota de Murcia ora unos aborígenes aspirantes a graciosos sin el menor ingenio, constituyen ese «conjunto o mezcla de cosas inútiles y despreciables» que define el DRAE; siempre desde un punto de vista artístico-musical, se entiende, pues ni estos escasa o nulamente talentosos cantantes son «cosas» ni muchísimo menos merecen el calificativo de «inútiles» ni «despreciables» referido a su condición humana. No fue el apreciado colega un dechado de diplomacia ni se atuvo a los cánones de la corrección política, lo cual es un doble motivo de agradecimiento, y devolvió a los autores carnavalescos el cambio de la moneda de acidez con la que ajustan las cuentas en sus letrillas, en las que igual cuestionan los matices técnicos de un PGOU que hallan la solución para el problema migratorio, todo en noventa segundos y rimando en consonante. ¿Por qué no va a poder un locutor, entonces, dar su opinión libérrima sobre la calidad de sus performances? Sucede, sin embargo, que esta polémica –de pitiminí– llega justo el año en el que Canal Sur ha decidido dejar de financiar a los chistosos con el dinero del contribuyente. ¡Ahí sí que les duele! El dispendio era desproporcionado, tan fuera de mercado que ningún otro operador ha ofrecido siquiera un quinto de lo que daba el ente público, cuyo ruinoso estado financiero no es necesario detallar. Y quienes somos (repito: SO-MOS) aficionados a una manifestación estrictamente local, podemos seguirla desde otras latitudes por radio o por las magníficas retransmisiones que la televisión municipal ofrece gratis a través de Internet.