Javier Ruibal: «Versos lorquianos cantados por Morente, así imaginé la canción»

El gaditano está nominado a los Goya por la mejor composición musical original

El gaditano Javier Ruibal
El gaditano Javier RuibalAYUNT. DE SALAMANCA.

Después de ganar el premio Asecan a mejor canción original, su obra «Intemperie», interpretada por la cantante Silvia Pérez Cruz, se encuentra también entre las cuatro nominadas a los premios Goya 2020 de este fin de semana, ¿qué sensaciones tiene?

– La ruleta está dando vueltas, como decía Drexler, «la moneda ya está en el aire». Es un premio poder echar una moneda al aire y sentir que una cosa que he hecho incorporada a una película maravillosa de Benito Zambrano es reconocida; que de pronto destaque entre otras, pues yo ya me considero súper premiado. Voy a los Goya con mucha ilusión y, por supuesto, me pondré mucho más elegante que hoy.

– ¿Qué diferencia hay para un cantautor de sus propias letras entre componer para un disco propio y para una película?

– Cuando te piden algo por encargo si es para un cantante o una cantante automáticamente tienes que pensar qué diría o qué no diría esa boca, qué expresiones usaría y qué expresiones no, aparte del contexto musical. A mi me piden un «Ruibal», me piden mi música, pero hay que hacer la indumentaria según quién la va a interpretar. Y en el cine es igual, yo me pasé un montón de tiempo leyendo el guión y guardé un puñado de frases que luego no usé pero finalmente en el resultado sí quedó todo eso que yo había notado leyéndolo. Te acomodas al mensaje de la película, al contexto áspero que tiene «Intemperie» de cerros «pelaos». La música y la canción tiene que ir un poco «pelá» y como se trata de un niño abusado tiene que haber una compasión hacia el niño y al mismo tiempo denuncia y rebeldía. En esta ocasión ha quedado redonda porque cuando se la di a Benito él me respondió: «Me encanta, compadre». Le dije: «Lo que quieras, lo cambio», y su contestación fue: «Ni una coma». A veces salen cosas así, me pongo en la piel de otro, en el proyecto de otro y salen cosas que, a lo mejor, para mí mismo no me saldrían nunca.

– Hay una base tribal en la música…

–En la versión de Silvia Perez Cruz ella ha cantado la melodía como era, yo la cantaba con mi guitarra y llevaba una percusión parecida a esa, pero no igual. Como unos versos lorquianos cantados por Morente, así la imaginé. Desde esos cerros del paisaje yo me imaginaba con mucha energía y Silvia la ha convertido en una nana. Hay muchas posibilidades para una canción, de pronto se convierte en algo súper tierno y yo lo había hecho más como una denuncia.

– En el acompañamiento musical pueden destacarse claras influencias de sonidos característicos de Andalucía…

– Claro, claro. De hecho, la interpretación de Silvia tiene mucha aproximación a lo andaluz. Por todo esto, estoy muy contento con el resultado.

– En su carrera profesional ha compuesto tres canciones para películas. En esta ocasión, el filme de Benito Zambrano le ha hecho, con un premio Asecan y, hasta el momento, con una nominación a los Goya ¿Tiene esperanza?

– Siempre tengo esperanza en todo. Estoy muy contento de que un capricho de adolescente que era «me voy a dedicar a hacer música» se haya convertido en una realidad que me ha dado la vida y sigo en esto. Así que lo que caiga por el medio, bien está.

– Durante su discurso en la gala de los Premios de Cine Andaluz en el Teatro Lope de Vega le pidió trabajo para próximas películas a los productores asistentes…

–Yo lo hice como una broma, pero, oye, las canciones me salen bien, ¿no? Pedidme algo (ríe).