Intensifican la búsqueda y se prevé el rastreo submarino del pesquero: «Parece un sueño malo»

Continúa la búsqueda del pesquero desaparecido en aguas marroquíes
La esposa del patrón del pesquero gaditano "Rúa Mar", Antonio Javier Maza, Dessiré Serrano, se abraza a otro familiar mientras esperan noticias del barco que continúa desaparecido desde la madrugada del jueves en aguas marroquíes con seis tripulantes a bordo, después de que su radiobaliza emitiera una señal de emergencia. EFE/A.Carrasco Ragel.A.Carrasco RagelEFE

Todas las administraciones trabajan en la búsqueda de los seis pescadores algecireños del Rúa Mar, del que no se tienen noticias desde la madrugada del jueves, cuando su radiobaliza dio la voz de alarma. Al barco SAR Mastelero de Salvamento Marítimo se unieron en la búsqueda el buque de la Armada española Meteoro, una fragata de la Marina Real de Marruecos y como medios aéreos el helicóptero Helimer 207 y el avión Sasemar 101, de Salvamento Marítimo, y un helicóptero de la Guardia Civil.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, destacó la «imagen de unidad» de todas las administraciones en las tareas de búsqueda, aportando «todos los recursos que tenemos». El Rúa Mar, uno de los que pescan en Marruecos en virtud del acuerdo pesquero con la UE, partió desde Algeciras el miércoles a la una de la madrugada. Veinticuatro horas después, con la alarma de la radiobaliza, Salvamento Marítimo comenzó a desplegar medios en su búsqueda. El director de operaciones especiales de Salvamento Marítimo, Germán Erostarbe, informó de que se baraja, además de la búsqueda en superficie, la operación de búsqueda submarina de la embarcación. La principal traba es la «extrema profundidad» de la zona.El teniente coronel Luis Martín Velasco, jefe accidental de la Comandancia de la Guardia Civil, señaló: «Nunca nos habíamos enfrentado a algo parecido». Pedro Maza, armador del pesquero y sobrino de dos de los desaparecidos, reflejó el sentir de las familias: «Esto parece un sueño malo, pero mantenemos la esperanza».