La Feria del Libro de Sevilla tendrá acento francés

La cita adelanta su fecha de celebración, del 7 al 17 de mayo, dando cabida a los principales exponentes de la literatura gala

Una de las casetas de la Feria del Libro de Sevilla
Una de las casetas de la Feria del Libro de SevillaManuel Olmedoe

Con el lema «Leer nos sienta bien», la Feria del Libro de Sevilla 2020 reivindica la capacidad de la lectura para promover sociedades más libres, justas y tolerantes en una edición dedicada a las literaturas francófonas. Así, la cita, que este año adelanta su fecha del 7 al 17 de mayo para dar respuesta a una de las demandas de los expositores, acogerá en la Plaza Nueva multitud de actividades en torno a los valores de la cultura francesa con una variada programación dirigida a públicos de todas las edades e inquietudes lectoras. «Leer nos sienta bien» pretende, por tanto, incidir en la idea de que leer nos hace individuos más libres, contribuye a desarrollar nuestro espíritu crítico y nos ayuda a entender la diferencia. Y, del mismo modo, pone en valor la necesidad de cultivar el conocimiento para combatir la ignorancia, construir juicios críticos, alimentar el pensamiento y, en definitiva, hacer a la ciudadanía más libre.

Según las directoras Verónica Durán y Nuria Lupiáñez, «frente a la homogenización de criterios que se imponen y la superficialidad, la lectura, como un ejercicio en libertad, es la mejor receta para desarrollar nuestra propia concepción del mundo». Un mensaje que, además, como apuntan ambas, entronca a la perfección con la dedicatoria a la lengua francesa y a sus ideales, ya que de alguna forma se reconoce que «gracias a este legado francés, la libertad es uno de los valores principales de las sociedades desarrolladas y uno de los derechos humanos fundamentales».

De hecho, la Feria del Libro de Sevilla «da esta vez un paso más en la vocación internacional» que inició hace dos años –primero con Irlanda y después con Portugal como país invitado–, contando con algunas de las voces más representativas de la literatura en Francia, Quebec (Canadá) y otros países como Marruecos, Bélgica, Luxemburgo o Rumanía con los que se están cerrando acuerdos.

En este sentido, apunta Durán, «estamos muy contentas de poder mostrar la riqueza de la literatura en francés en toda su diversidad, contando no sólo con la presencia de autores francófonos sino también de otros territorios que comparten esta lengua».

Concretamente, la directiva está diseñando un atractivo y sugerente programa que mostrará la efervescencia «de una de las literaturas de más prestigio y más influencia a nivel mundial», apunta Lupiáñez.