Promesas ante la desesperación

Los vecinos reprocharon a la ministra que fuera ‘a hacerse la foto’ en lugar de acudir ‘con botas de agua y una pala’. La Diputación solicita que se declare Campanillas como zona catastrófica»

Thumbnail

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, abogó por una actuación conjunta de las administraciones para dar una respuesta «lo más rápida posible» a los afectados por la borrasca Gloria, que causó daños en diversas provincias españolas. Tras visitar la barriada malagueña de Campanillas, donde los vecinos aún se afanan en la retirada de barro de casas, calles y comercios, Montero dijo que cuando se produce un temporal «el retraso en la llegada de las ayudas agrava la situación de las familias». Por ello, en el caso de Málaga el objetivo del Gobierno es trabajar «codo con codo» con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga para «intentar que entre todas las administraciones demos una respuesta lo más rápida posible», explicó. Aún no se han evaluado los daños causados en Campanillas por la tormenta, que el Consorcio de Compensación de Seguros ha cuantificado hasta la fecha en España en más de 10.000 siniestros valorados en 71 millones. Montero calificó de «desolador» el escenario al visitar las viviendas o los lugares comunes de las urbanizaciones afectadas porque «la fuerza del agua ha hecho estragos» y muchas familias «han perdido las cosas que tenían». Durante la visita de Montero –junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, otros miembros del equipo de gobierno local y también líderes del PSOE provincial y local– se vivieron algunas escenas de tensión, ya que algunos vecinos expresaron su indignación por la visita de la ministra, además de otros cargos políticos, cinco días después de las inundaciones a «hacerse la foto», en lugar de acudir «con botas de agua y una pala» a ayudar en las tareas de limpieza. Por su parte, la Diputación de Málaga se sumará a la petición del Ayuntamiento para que la barriada de Campanillas sea declarada zona catastrófica tras los daños producidos por las lluvias torrenciales.

Uno de los sótanos afectados por la riada. EFE/Jorge Zapata FOTO: Jorge Zapata EFE
Uno de los sótanos afectados por la riada del pasado sábado 25 en Campanillas (Málaga) que la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero visitó. EFE/Jorge Zapata FOTO: Jorge Zapata EFE
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, observa el sótano de una casa afectada por la riada del pasado sábado 25 en Campanillas, durante su vista ha dicho barrio de Málaga. EFE/Jorge Zapata FOTO: Jorge Zapata EFE