«Se levanta la sesión» en Sevilla con José Bono

Presentación de la última obra del ex presidente del Congreso en la Fundación Cajasol

José Bono junto a Antonio Pulido
José Bono junto a Antonio PulidoManuel Olmedo

El ex presidente del Congreso y de la comunidad de Castilla La Mancha, José Bono, presentó en Sevilla el libro «Se levanta la sesión», en la Fundación Cajasol, con el que cierra una trilogía tras «Les voy a contar» y «Diario de un ministro». José Bono, entre anécdotas, se adentró en «la trastienda del poder» para discernir cuánto hay de «templo y cuánto de teatro» en la Cámara Baja. «Un diputado manda menos que un banquero», proclama Bono en su última obra. El acto contó con la participación del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, que fue el encargado de presentar al invitado.

Bono, protagonista y testigo del poder durante más de tres décadas, ha sido siempre un personaje peculiar, sin pelos en la lengua, que se ha enfrentado a quien ha hecho falta para mantener a flote sus convicciones. En estos diarios aborda una etapa política fundamental en el desarrollo de la consolidación de la democracia. Escrito en forma de diario, el destilado es un compendio de vivencias, de conversaciones en primera persona y de anécdotas impagables en las que los protagonistas son personalidades muy relevantes de nuestra historia: desde el Rey y la Reina hasta Zapatero, Anasagasti, Erkoreka, las autoridades eclesiásticas y muchos más.Aquí se habla de todo, y en sus páginas nos encontramos con el problema catalán, los resquicios judiciales del YAK, lo que opina la Iglesia de los homosexuales, el incipiente resurgir (en sus años) de la extrema derecha... y también de protocolo, visitas internacionales al Congreso de los Diputados o las peleas para llamar al orden a sus señorías cuando se daban las sesiones más levantiscas. En resumen, un libro llamado a despertar tantos titulares como interés en los lectores.

Bono comenzó su intervención explicando que muchas personas le preguntan por qué publica sus diarios, a lo que él contesta que “los publico porque los tengo. Tomar nota y hacerlo público puede ser un ejercicio de imprudencia, y es que nací imprudente pero no hipócrita, no falto a la verdad”.

Además, explicó que se trata también de un ejercicio de sinceridad: “he querido ser exacto, he llamado a 351 personas, pues cuento lo que alguien me contó, pero lo que se cuenta en privado no se puede hacer público y, para ello, he hecho una labor documental para corroborar y contrastar”.

Durante la presentación, José Bono contó varias de las anécdotas que narran en el libro y ha explicado que escribió estos diarios y los ha publicado con el fin de “fotografiar el tiempo”.

Por último, confesó que siempre será leal a su partido y es que tal y cómo el propio autor ha explicado, “sigo la máxima de San Agustín, ama y haz lo que quieras, me siento disciplinado, pero no militar. Estoy convencido de que, si en un partido todos piensan milimétricamente igual es porque uno piensa por todos o ninguno piensa, y yo me siento con la libertad de pensar lo que quiero”.