Andalucía

Málaga, a la cabeza de Andalucía en inversión hotelera

La provincia registró una inversión superior a 213 millones en el año 2019

La inversión hotelera en Málaga se situó en 213,2 millones de euros en 2019, con un total de 12 transacciones efectuadas en un 83 por ciento de los casos en establecimientos de cuatro estrellas y un diecisiete por ciento de cinco, según un informe elaborado por la consultora Colliers Internacional.

El documento, presentado ayer en Málaga en el transcurso de un foro al que asistió un centenar de representantes del sector hotelero, revela que la cifra supone el 8,5 por ciento del total nacional tras un incremento significativo de más de cinco puntos, con respecto al ejercicio precedente, gracias al “dinamismo e interés inversor por el destino”, según el responsable de la división Hoteles de Colliers Internacional, Fernando Banderas.

En ese contexto, Málaga continúa posicionada en el cuarto lugar en el ranking de destinos urbanos de inversión, tan sólo por detrás de Madrid tras recoger “los frutos del esfuerzo en servicios, innovación, infraestructura y cultura, que se han venido realizando en la última década”.

La mejora, en términos relativos, es consecuencia de que “a pesar de que la inversión descendió un quince por ciento en 2019, el descenso es más moderado que el sufrido en el conjunto de España con respecto a 2018, año extraordinario dado el alto número de operaciones corporativas”, según Banderas.

Ante este contexto, el responsable de Colliers Internacional incidió en que “la gran inversión en proyectos de reconversión y desarrollo, refleja buenas perspectivas de mercado para los próximos años”.

TIPOLOGÍA

Respecto a la tipología de producto transaccionado, de las doce operaciones registradas en 2019, cuatro fueron relativas a edificios para la reconversión o suelo para desarrollo hotelero.

La capital malagueña, acaparó el cuarenta por ciento de los 213,3 millones de inversión, con un total de seis operaciones mientras que el resto, 128 millones, se focalizó en destinos vacacionales de distintos puntos de la geografía malagueña.

Las localidades de Torremolinos y Benalmádena fueron las que contabilizaron el grueso del capital invertido en planta hotelera.