Trabajar cuatro días a la semana da resultado: nuevos contratos y ahorro

Una empresa software de Jaén, pionera en el contrato de 36 horas laborales, lleva más de un mes funcionando mediante este sistema

Un empleado de la empresa Software del Sol en la sede
Un empleado de la empresa Software del Sol en la sede

Aumentar el fin de semana disfrutando de un puente todas las semanas parece imposible, pero lo cierto es que la aspiración noreuropea de la reducción de la semana laboral ya es una realidad en España. Concretamente en el parque empresarial de la localidad jienense de Mengíbar, la pyme Software del Sol se gestiona a través de un horario que, tras leer el titular, seguro que se puede calificar «de otro planeta»: una semana de cuatro días.

Según Eurostat, los españoles trabajamos de media 1.691 horas al año, situándonos por debajo de la media del índice de la OCDE pero por encima de países europeos como Alemania, Holanda Noruega o Dinamarca. Entre los efectos de la rutina laboral perpetuada en nuestro país destacan un horario de salida más tardío o pausas para comer más largas que complican la conciliación de la vida laboral y familiar, según la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España (ARHOE).

No obstante, la nueva cultura empresarial aplicada desde hace poco más de dos semanas por Software del Sol pretende poner solución a la nefasta relación social y laboral producto de las políticas neoliberalistas del sistema actual..

La empresa jienense que da servicio a más de 100.000 clientes nacionales e internacionales lleva veinticinco años trabajando por la creación de un convenio colectivo que persiga la conciliación laboral y garantice la calidad de sus servicios. Asimismo, desde el primer día laboral de este año, los 181 trabajadores de la plantilla cuentan con un contrato de 36 horas semanales en invierno y 28 en verano. Como explica Juan Antonio Mallenco, responsable de Comunicación y Relaciones Internacionales de la empresa, «la satisfacción de un trabajador va a repercutir tanto en su vida personal como profesional».

El singular sistema de esta pyme basado en que «los metros cuadrados sociales sean los mismos que los metros cuadrados profesionales», según Mallenco, la ha convertido en un referente a nivel nacional. Las instalaciones con pistas de pádel, piscinas, gimnasio, zonas de ocio y hasta un comedor gratuito son una forma de concebir el ocio como «beneficio», asegura Mallenco. Pero, ¿cómo lo hacen? El servicio sigue contando con cinco días operativos, sin embargo, los trabajadores acuden a sus puestos en bloques de cuatro días continuados a través de la rotación. Sistema que ha sido implementado en los horarios del equipo cuya función es cara al público. En este sentido, se incorporaron 16 nuevos compañeros para suplir estas ausencias con el fin de que los clientes no perciban mermas en el servicio.

Por otro lado, la parte de la plantilla que no atiende directamente al público goza de una semana laboral estática, de lunes a jueves. Se trata de un factor determinante para que, desde la ejecutiva empresarial, reconozcan haber ahorrado en las cuentas durante las dos primeras semanas de año sin afectar al crecimiento natural de la empresa. «Valorando el tiempo que se tiene te cambia el concepto. Estar con tus hijos más tiempo, dedicarte a tus actividades diarias… Cada organización tiene que estudiar sus hitos» señala Mallenco quien califica a su compañía de «club social».

Puede que la iniciativa de esta empresa tecnológica vaya muy por delante del ritmo capitalista en el que se basa el actual orden social y económico, sin embargo, la Organización Internacional del Trabajo le da la razón a esta compañía software desvinculando la relación directa entre productividad y cantidad de horas. Además, el estrés como consecuencia de un excesivo ritmo de trabajo es contraproducente para el Producto Interno Bruto (PIB) con pérdidas de hasta un 3%, según la OIT. Como Software del Sol, en Suecia, probaron la reducción a 32 horas semanales en una residencia de ancianos donde se aumentó la actividad y aminoraron las bajas. A día de hoy, la Toyota apuesta por los turnos diarios de seis horas, un ejemplo más de que, paso a paso, la calidad humana dentro del sector privado va asumiendo retos primordiales.