Moreno llama el 28F a “definir entre todos” un andalucismo “constitucionalista” del “siglo XXI”

Deja claro que en la comunidad no tiene espacio el “nacionalismo disolvente” y que Andalucía no tolerará un trato desigual entre los territorios de España

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno

El proceso autonómico andaluz que arrancó con un histórico referéndum en las ocho provincias de la comunidad cumple cuarenta años. Y hoy, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha sostenido que los andaluces estarán “de nuevo a la altura de las circunstancias, con determinación” para defender a la comunidad de “cualquier intento de discriminación o privilegio”. “Me gustaría ver una Andalucía unida en este propósito, unida para reivindicar lo que es justo, sin importar los colores”, ya que el único color “debe ser el andaluz” y la “única sigla debe ser la A de Andalucía”, ha mantenido durante su intervención en el acto institucional celebrado en el Teatro de la Maestranza de Sevilla con motivo del día de la comunidad, el 28F.

En su discurso, Moreno ha dejado claro que el andalucismo es una de las banderas del Gobierno autonómico que capitanea e incluso ha apuntado que “ha llegado el día de dar un paso adelante” para “definir entre todos un andalucismo moderno”, y “constitucionalista”, que sea “del siglo XXI”, ya que la región “está cambiando” y esa transformación va más allá de quien dirija la Junta y de los partidos. Un andalucismo que, según sus palabras, no ha de ser nacionalista, ya que ha proclamado que en la comunidad no hay espacio para “el nacionalismo disolvente”.

A juicio de Moreno, Andalucía “nunca le ha fallado a España y tampoco lo va a hacer ahora”, porque ambas se necesitan. En ese punto, ha reclamado una “financiación suficiente y justa” para la región por parte del Estado, que garantice “unos recursos públicos de calidad” y que se puedan afrontar retos como el cambio climático al que la comunidad es “especialmente vulnerable”.

Mientras recalcaba que Andalucía no “va a tolerar ningún trato desigual” entre los territorios que componen el Estado español, Moreno ha ido glosando los méritos de los galardonados como Hijos Predilectos, Curro Romero y Antonio Burgos, así como con las Medallas de la región, entre ellos el ex presidente del Ejecutivo autonómico socialista Rafael Escuredo, reconocido con la primera Medalla ‘Manuel Clavero Arévalo’. Para el máximo dirigente del Gobierno andaluz, todos ellos “representan la excelencia”.

A lo largo de su alocución, el popular ha hecho guiños a “los andaluces que lo están pasando mal”, en alusión a los desempleados, los enfermos, las víctimas de violencia de género, los agricultores... Deben ser “partícipes como el que más de la nueva Andalucía” a construir “entre todos”, ha afirmado desde el escenario del teatro. La memoria, si es colectiva, es más fiel a la realidad y hoy se ha sumado otro a día a la del pueblo andaluz.