«Si no se hace algo ya, al PSOE andaluz no lo levantará ni un Felipe González con 25 años»

Críticos transmiten a Ferraz que o «impulsan» ellos un candidato alternativo a Díaz o «se van a encontrar» con que «se lo van a colocar» desde la comunidad

Ya hace semanas que en el PSOE andaluz hay quienes pasaron de la melancolía a la acción y ahora, críticos de varias provincias, empiezan a tener una convicción en época del polémico pin parental: al igual que todo padre o madre no sabe con certeza lo que resulta conveniente para sus hijos, tampoco desde Madrid saben siempre con exactitud lo que se necesita en el resto de los territorios del país. Fuentes de las corrientes no afines a la secretaria general y ex presidenta del Gobierno autonómico, Susana Díaz, sostienen que «los tiempos de Pedro Sánchez no son los de Andalucía», una federación en la que, advierten, «no se va a aguantar año y medio o dos años sin hacer nada, mientras las encuestas, que no encarga el PSOE, siguen mostrando cómo el partido cede terreno a la suma de las derechas y cómo Díaz continúa perdiendo puntos en valoración». Lo tienen claro: «O impulsan ellos desde Ferraz –la sede estatal del PSOE en Madrid– un candidato alternativo» a la ex máxima dirigente de la Junta, o «se van a encontrar con que se lo vamos a colocar desde aquí», resumen.

Las fuentes consultadas por LA RAZÓN son conscientes de que el entorno de Sánchez y el propio presidente del Gobierno central tienen prioridades como sacar adelante los que serán los primeros Presupuestos Generales del Estado (PGE) con sello del Ejecutivo de coalición que integran los socialistas con Podemos, pero temen que en Andalucía «se pierda un tiempo precioso que no se pueda recuperar» y que la vuelta al palacio de San Telmo, punto neurálgico del Ejecutivo regional, «se retrase durante años». «Si no se empieza a hacer algo ya, al PSOE-A no lo levantará ni un Felipe González con 25 años», apuntan desde el movimiento sevillano Hacer más PSOE. Un grupo de estos críticos acompañó el pasado sábado en Huelva al secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, en un acto con el que los socialistas onubenses celebraron los 40 años de autonomía de la comunidad. Aseguran que le han trasladado tanto a Ábalos como a otros integrantes de la Ejecutiva federal, que se están encontrando en reuniones y en las agrupaciones socialistas por las que se mueven para presentar el documento en el que exigen la renovación del partido en Sevilla y en la comunidad, con «gente harta de que el PSOE no tenga iniciativa».

«Los militantes no ven futuro en el proyecto ni en las caras» que siguen siendo en esencia las mismas que no lograron impedir que en la región gobierne ahora un Ejecutivo de PP y Ciudadanos (Cs), el que encabeza el popular Juanma Moreno. «Si no hay un giro de estrategia, de formas y de equipos en el PSOE andaluz antes de final de año, estamos dejando el camino libre a la derecha para que vuelva a revalidar el Gobierno de la Junta», mantienen. A su juicio, un nuevo proyecto tendría que contar con más de un año y medio para llegar a transmitir a los andaluces» que el partido tiene un plan, no sólo para la formación política en sí, sino también para el futuro de la comunidad; y que volver a ganar para ponerlo en práctica es posible.

Creen que Díaz «está jugando a que el tiempo pase» mientras se agarra a los mandos y avisan de que en Sevilla «van a acelerar». Abogan por un cambio en la dirección del partido que en la actualidad capitanea Verónica Pérez. A que el PSOE-A muestre su mejor versión tampoco ayuda la «tensión» que se vive en el Grupo Parlamentario Socialista, compuesto por 33 diputados que no constituyen un bloque compacto, sino que empiezan a parecer una nuez hecha de varios fragmentos. «Hay división» entre los alineados de forma clara con Díaz como Pérez, Carmelo Gómez o los ex consejeros José Fiscal, Rodrigo Sánchez Haro o Antonio Ramírez de Arellano; y quienes «han sido relegados desde arriba a un papel secundario» como Mario Jiménez o Ángeles Férriz.