Una empresa sevillana lanza una iniciativa para reforzar el sector de la hostelería

Mediante una reserva online los clientes pueden comprar menús para canjearlos después del confinamiento y así aportar liquidez a los establecimientos mientras permanecen cerrados

Desde la declaración del estado de alarma, los restaurantes se han visto obligados a cerrar sus puertas, lo que se ha traducido en un duro varapalo para el sector. En este contexto, nace el movimiento ​#YoRegaloCuarencena​, “una iniciativa que tiene como objetivo ayudar a los restaurantes y trabajadores proporcionándoles un portal web para la venta de bonos regalo: ​yoregalocuarencena.com​”, explica Jose Antonio Pérez, Responsable General de CoverManager.

Ya que no se puede visitar ningún restaurante, los clientes tendrán la posibilidad adquirir bonos que se podrán canjear después del confinamiento. Esto aportará liquidez a los establecimientos para seguir haciendo frente a sus pagos y les permitirá salir reforzados una vez reabran sus puertas.

Según Pérez, ya se han conseguido recaudar “varios miles de euros” que ayudarán a los restaurantes a generar ingresos mientras están cerrados. Además, asegura que ya hay "restaurantes que han vendido más de 20 bonos regalo” desde que se lanzara el proyecto el pasado 25 de marzo.

Se trata de una iniciativa de la empresa sevillana CoverManager, que en Andalucía cuenta con más de 50 restaurantes asociados y a nivel nacional supera el medio millar.

Por otro lado, ya se han sumado al movimiento chefs como Ángel León de Aponiente y Alevante, Benito Gómez de Bardal, Juanlu Fernández de Lú Cocina y Alma, entre otros, además de grupos de restaurantes como Grupo Dani García, Grupo La Raza, Grupo Arsenio Manila, Larrumba, Tatel, Andilana, Grup Iglesias, El Escondite o Vamuca y restaurantes independientes tales como Recomiendo, Faralá, Casa Dirección, Cañabota, Maison Lú, Támesis o María Trifulca.

La hostelería nota caídas de hasta el 40 por ciento

Los bares y restaurantes ya auguran un 2020 difícil, sensiblemente peor de lo que preveía hasta hace apenas unas semanas, y esperan cierres y recortes de plantilla temporales por el desplome de la actividad que ya están registrando, con caídas en el tráfico de clientes de hasta el 40 por ciento.

La menor afluencia de clientes a bares y restaurantes -muy evidente también en algunos centros comerciales, donde la oferta de restauración es cada vez más amplia- contrasta con el fuerte incremento de los pedidos de envío de comida a domicilio, aunque por el momento las empresas no dan cifras.

Por el momento, Hostelería de España ya ha reclamado en una reunión esta semana con la Secretaría de Estado de Turismo “medidas paliativas” para garantizar la supervivencia de un sector que es uno de los motores de la economía española.

Entre ellas, el aporte directo de liquidez, rebajas fiscales y ajustes que permitan flexibilizar la aprobación de Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTE).