Andalucía se prepara para la desescalada

El plan progresivo tendrá cuatro fases. Arranca el 4 de mayo y durará ocho semanas hasta finales de junio. La Junta pide que Almería y Huelva comiencen el lunes el desconfinamiento

Un policía reprende a un padre en un parque de Sevilla
Un policía reprende a un padre en un parque de Sevilla FOTO: Manuel Olmedo

El Gobierno ha diseñado un plan de desconfinamiento en cuatro fases que arrancará el cuatro mayo con la reapertura de actividades con cita previa y atención individual, como los restaurantes con comida para llevar, que deberán seguir todas las medidas de sanidad y seguridad. Todas las medidas se aplicarán por provincias o islas y terminarán de aplicarse a finales de junio, cuando –si todo va bien– se considerará que se ha llegado a “la nueva normalidad”. Para la Junta de Andalucía, Almería y Huelva "estarían en condiciones, y así se lo solicitamos al Gobierno, de incorporarse el próximo lunes 4 de mayo a la fase I”, como ocurrirá con determinadas islas.

Cada fase durará dos semanas y se avanzará a la siguiente etapa si los indicadores sanitarios apuntan que es posible continuar. Después se pasará a la etapa de la "nueva normalidad" en la que continuarán las medidas de control y el uso de material preventivo.

Según recalcó el martes el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la desescalada será gradual, asimétrica y coordinada. Es decir, que no entrarán en vigor estas cuatro fases por igual en todas las provincias, no se avanzará al mismo ritmo en toda España.

El paso de una fase a otra en cada provincia dependerá de la situación de la pandemia en cada una de ellas y no habrá movilidad entre las provincias y las islas hasta que no se alcance la nueva normalidad, a finales de junio. Salvo, eso sí, las excepciones previstas en el artículo 7 del decreto de estado de alarma que entró en vigor el 14 de marzo pasado.

En este contexto, si Andalucía, que es la tercera región con la incidencia de casos por cada cien mil habitantes más baja, siguiera manteniendo este comportamiento podría cumplir con los plazos propuestos por el Gobierno, que se asemejan a los que el Ejecutivo andaluz planteó hace unos días.

La desescalada comienza con la fase cero, es decir, con la preparación de la transición. En ella, además de las medidas de alivio comunes que han empezado ya con los niños, y de la proyectada el 2 mayo, en la que se podrá realizar deporte de manera individual, se abrirán pequeños resquicios en la actividad económica como la apertura de locales y establecimientos con cita previa.

Sánchez puso como ejemplo la apertura de restaurantes con servicio de comida para llevar a domicilio. También se abrirán lugares de entrenamiento de deportistas profesionales y se intensificará la preparación de lugares públicos para la siguientes fase.

En la fase uno se permitirá en cada espacio territorial definido, en principio la provincia, algunas actividades con la apertura del pequeño comercio, excepto los grandes parques comerciales donde son más probables las aglomeraciones.

Así, puso como ejemplo la restauración, donde se limitará la ocupación de las terrazas al 30 por ciento o la apertura de hoteles, excluyendo las zonas comunes, que será regulada por una orden del Ministerio de Sanidad estableciendo las condiciones.

En los establecimientos habrá un horario preferente para los mayores de 60 años; también se ampliará la actividad en el sector pesquero y agroalimentario, aunque seguirá habiendo restricciones y se podrá acceder a los lugares de culto, pero solo con un tercio del aforo y lo mismo ocurrirá con los centros de alto rendimiento deportivo y en la liga profesional. Y el uso de la mascarilla será, según el presidente, "altamente recomendable en el transporte público en todas las fases".

En cuanto a la fase dos, es decir, la fase intermedia, ésta se aplicará si se cumplen las condiciones que establecen los marcadores establecidos por Sanidad en función de las recomendaciones de los expertos.

En esta fase se abrirá el espacio interior de los locales de restauración, pero con las medidas de separación adecuadas; el curso escolar comenzará en septiembre, pero con algunas excepciones, que son las actividades de refuerzo, garantizar que los menores de seis años puedan acudir a los centros si trabajan ambos padres y la celebración de la EVAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad).

También volverá la posibilidad de reanudar la caza y la pesca, así como los cines y teatros, pero con un aforo de un tercio y separación entre las personas. Y lo mismo ocurrirá con las visitas a monumentos y salas de conferencias.

Se podrán celebrar actos culturales de menos de 50 personas y serán posibles los actos al aire libre, pero con menos de 400 personas y además, deberán estar sentados.

En la fase 3 se flexibilizará la movilidad general, pero Sánchez siguió insistiendo en el uso recomendado mascarilla. En este periodo, el aforo en el comercio y la restauración estará limitado al 50 por ciento, pero con separación entre el público.

El presidente dejó claro que cada una de las fases durará un mínimo de dos semanas debido a que ese es el periodo máximo de incubación del virus, pero no hay un calendario cerrado y no se avanzará al mismo ritmo en toda España. Las reglas, quiso precisar, serán las mismas para todos y las fijará el Gobierno, pero la gestión corresponderá a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos, aunque con la supervisión del Ministerio de Sanidad.

Por ello, insistió que en el mejor de los casos, esta desescalada durará seis semanas y un máximo de ocho. Por lo que a finales de junio estaríamos ya en la "nueva normalidad".

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, consideró, tras la comparecencia de Sánchez que es "prudente establecer un periodo de transición hacia la nueva normalidad". No obstante, agregó que después de que la Junta de Andalucía haya enviado al Gobierno central una "completa propuesta de desconfinamiento, en Andalucía esperamos recibir información más clara y concreta".

Para llevar a cabo todo este programa de desescalada, Sánchez anunció que pedirá en el Congreso una nueva prórroga del estado de alarma para otros 15 días y que entrará en vigor cuando concluya la actual el próximo 10 de mayo. No obstante, no aclaró si solicitará sucesivas prórrogas hasta finales de junio.

Las cuatro fases
FASE 0 – 4 DE MAYO: Apertura de locales con cita previa de clientes.
FASE 1 – 11 DE MAYO: Apertura del pequeño comercio con medidas de seguridad y terrazas con limitación de aforo al 30 por ciento con horario preferente para mayores.
FASE 2 – 15 días después: Los locales podrán hacer uso de su parte interior con un tercio de ocupación. Se reanudará la actividad de cines y teatros con las medidas de seguridad pertinentes.
FASE 3 – 15 días después: – Se podrán abrir locales comerciales: se limitará el aforo al 50 por ciento y los clientes tendrán que guardar distancia de seguridad.