Andalucía pedirá a Celaá que aclare los protocolos sanitarios a seguir el próximo curso

Imbroda demandará también conocer los recursos disponibles para implementar medidas excepcionales y que se paralicen los plazos ligados a la Lomloe hasta que se recupere la normalidad

El consejero andaluz de Educación y Deporte, Javier Imbroda, pedirá mañana a la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en el marco de la Conferencia Sectorial del ramo, conocer cuanto antes los protocolos sanitarios y los recursos disponibles para implementar medidas excepcionales de cara a la planificación del curso 2020-21, así como una “aclaración” sobre el plan de conciliación y la posibilidad de que “se superponga con el derecho a la educación del alumnado”. Así lo han indicado a Ep fuentes de la consejería, que han añadido que en la reunión, que se celebrará de manera telemática, Andalucía solicitará también “agilizar” el plan de financiación de los programas de refuerzo estival y anual y, en relación a la Lomloe, “paralizar los plazos hasta que se recupere la normalidad”. La Junta buscará, asimismo, que se convoque una sectorial monotemática para debatir esa ley, al entender que en los términos actuales “no da respuesta a los retos presentes y futuros del sistema educativo”.

El consejero demandará además la “revisión” de los criterios sobre el reintegro de las becas establecidos en la Orden ministerial de 21 de abril y las instrucciones del 7 de mayo, que “penalizan a los alumnos de FP que optan voluntariamente por aplazar el desarrollo de la Formación en Centros de Trabajo (FCT) al curso 20-21 para poder desarrollarla en una situación real de trabajo”.

Sobre algunas de estas peticiones ya se ha pronunciado esta mañana la viceconsejera de Educación y Deporte, María del Carmen Castillo, en una entrevista a la Cadena Ser, en la que ha señalado que para “planificar bien” el inicio de curso en septiembre “hay que saber cuáles son las condiciones” por parte del ministerio, puesto que antes de tomar cualquier decisión “hay que ver las consecuencias y pensarlas mucho”. Ha sumado a lo anterior que el departamento que dirige Celaá les tiene que decir “cómo se hace para que vuelvan alumnos de cero a seis”, al desconocer "las condiciones necesarias, tanto de protección para los que los atienden como para los alumnos, las medidas sanitarias y los requisitos, si son necesarios guantes, mascarillas, la ratio, los espacios o la disponibilidad”.

“Nos falta información para tomar una decisión, y esa es la idea, no es que tengamos una negativa a atenderlos, porque entendemos que hay problemas que afectan a personas que tienen que incorporarse a trabajar, y que de alguna manera tendríamos que ayudar a esa conciliación”, pero también “para los de siete, ocho o nueve años, que es otra cuestión, y de todo eso nos gustaría que el Ministerio nos dijera cómo”, ha mantenido la viceconsejera.

Castillo ha planteado que “dentro del marco de las distintas fases del Gobierno sobre la desescalada", por ejemplo, la Junta estaba pendiente, por los procesos de escolarización, de “la apertura de los centros educativos” y de que les indicaran cómo “abrirlos y en qué condiciones”. Esto "no pasó hasta el sábado pasado en una orden ministerial”, ha recordado. Por tanto, ha incidido en que “es posible que lo tengan previsto”, pero ha lamentado que “a estas alturas” la consejería no lo conozca, cuando "la idea es que sea el 25 de mayo”.

“Yo no sé cómo será en otras comunidades autónomas pero en Andalucía tenemos muchos niños y tenemos que saber cómo se hace”, ha recalcado la viceconsejera, quien ha agregado que “en realidad el presidente del Gobierno nunca ha hablado de que vuelvan los críos a las aulas, de lo que ha hablado es de una media de conciliación, no una medida educativa”.