Industria 4.0: el servicio “por encima del producto” o cómo convertirse “en proveedor de confianza” a 3.000 kms. de distancia

La Junta de Andalucía destinará 3,6 millones en ayudas para digitalizar pymes en línea con la “revolución tecnológica”

Almería.-La multinacional Cosentino cumple 40 años con una facturación de 1.100 millones y cerca de 5.000 empleados
Parque Industrial del Grupo Cosentino, en Cantoria (Almería) FOTO: COSENTINO

El Encuentro online sobre la Industria 4.0 organizado por el Colegio de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental, la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresa y Universidad de la Junta de Andalucía y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) presentó un diagnóstico de la situación con el coronavirus en la comunidad abordando “el nivel real de madurez digital de las empresas industriales andaluzas y el grado de implantación de tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0”. El objetivo de este diagnóstico es “determinar las necesidades y los retos que debe afrontar este sector empresarial con el fin de establecer un plan de mejora de la competitividad industrial”. El consejero Rogelio Velasco señaló que la Junta destinará 3,6 millones en ayudas para digitalizar pymes en línea con la “revolución tecnológica”. En la mesa redonda se puso de manifiesto la importancia del servicio que se ofrece al mismo nivel que el producto -"Tenemos el mejor tomate del mundo pero es igual o tan importante el servicio que ofrecemos"- o cómo una empresa puede convertirse en un “proveedor de cercanía” a 3.000 kilómetros de distancia.

En el encuentro se puso sobre la mesa que “el sector industrial está experimentando un proceso de evolución y cambio, motivado por la aparición de tecnologías disruptivas que están transformando los procesos, los productos y, en general, la forma de hacer negocio en el sector”. El sector industrial andaluz representa actualmente el 11% del valor añadido y emplea al 7,6% de la población ocupada.

Abrió el encuentro Javier González de Lara y Sarria, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía. González de Lara señaló que el diagnóstico es complejo" y está “condicionado por la pandemia y la compleja crisis económica y social” en la que estamos entrando. “Abordar las tecnologías como un reto es importantísimo. La digitalización ya estaba aquí. Pero se ha planteado como una reflexión y no una acción. Era una revolución pendiente. Todos nos hemos incorporado”, señaló el presidente de la CEA.

A continuación tomó la palabra el consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, quien señaló que “el sector industrial no digitalizado es el que más está sufriendo esta crisis”. “La producción industrial cayó en marzo un 13%. Será mayor en abril. La crisis pone de manifiesto que la respuesta variará según la empresa pero el grado de digitalización resulta clave”, apuntó el consejero. Según los datos que expuso, el 47% de las empresas industriales pretende seguir usando las nuevas tecnologías tras la pandemia y éstas serán fundamentales para la recuperación. Velasco citó la nube, el 5G o el big data. “Conlleva formas nuevas de organizar la producción manufacturera, más orientada a la demanda”, apuntó.

El consejero subrayó la importancia de la actividad industrial en Europa, empelando a más de 36 millones de personas de forma directa y generando cada uno 2-3 empleos adicionales. La industria es también la mayor responsable del I+D, acaparando más del 65%. Un total de 7 de las 11 empresas que representan la mitad de facturación de software son europeas. “La industria andaluza no puede estar al margen de esta realidad. Andalucía es la segunda CCAA con más firmas industriales, que suponen el 10,5% del PIB industrial”, señaló Rogelio Velasco. Por el contrario, “sólo un 4% de empresas tiene objetivos concretos y destina recursos a la digitalización”. Se trata de un sector con casi 26.000 empresas, el 14% del sector nacional.

El consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad anunció que su departamento está ultimando una orden ayudas con 3,6 millones de presupuesto para ofrecer asesoramiento sobre digitalización a las pymes de Andalucía en línea con la “revolución tecnológica” actual motivada por la crisis sanitaria y económica ante el impacto del coronavirus.

Posteriormente, tuvo lugar la presentación del diagnóstico de situación de la Industria 4.0 en Andalucía, por parte de Rocío Díaz Mariscal, jefa del Servicio de Formación e Innovación Tecnológica de la Dirección General de Economía Digital e Innovación.

El grueso del encuentro fue una mesa redonda digital con “casos de éxitos y lecciones aprendidas”, a cargo de Antonio Hueso Zalvide, director General de Salinas del Odiel; Enrique Colilles, director General de Trops, SAT; Antonio Domene, gerente de Cooperativa Agrícola San Isidro (CASI); y José María Pastor, director de Estrategia de Cosentino, moderados por Loreto del Valle Cebada, directora General de Economía Digital e Innovación de la Junta de Andalucía. Los empresarios señalaron que la digitalización durante la pandemia ha servido para “profundizar en confianza con los socios”. “Hoy en día es casi tan importante el servicio que el producto. Tenemos el mejor tomate del mundo pero lo más importante es el servicio y para eso es importantísima la digitalización”, señaló Antonio Domene, de CASI. “La tecnología es un medio, no es un fin”, indicó Enrique Colilles, apuntando que ahora venden “en menos sitios y venden más" “acortando plazos de entrega”, por lo que “somos un proveedor de cercanía aunque estemos a 3.000 kilómetros”. Tras la ronda de preguntas online, el cierre corrió a cargo de Juan Carlos Durán, decano del COIIAC.