Asaja y UPA alertan de la pérdida de más de mil millones de la PAC para Andalucía

La nueva propuesta de presupuesto para la UE para 2021-2027 prevé un recorte del 9 % en las ayudas de la Política Agraria Común hasta contar con 348.264 millones, y un aumento del 1,5% en los fondos de cohesión

Asaja Sevilla ha denunciado este jueves que la Comisión Europea “asesta una puñalada trapera” al campo andaluz con su propuesta de reducir el presupuesto de la política agraria comunitaria (PAC) y calcula unas pérdidas de fondos europeos para la agricultura y ganadería andaluza de 1.160 millones en el marco financiero 2021-2027.

La nueva propuesta de presupuesto para la Unión Europea para 2021-2027, planteada este miércoles por la Comisión Europea, prevé un recorte del 9 % en las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) hasta contar con 348.264 millones, y un aumento del 1,5 % en los fondos de cohesión con respecto al marco financiero actual.

En un comunicado Asaja Sevila ha sostenido que las regiones con una agricultura más fuerte son las que más tienen que perder con esta propuesta y, en concreto, Andalucía perdería 1.160 millones.

Según esta organización, la propuesta de la Comisión Europea contempla un "recorte inasumible para los agricultores y ganaderos españoles, que llevan años soportando una brutal crisis de precios y están, en muchos casos, por debajo del umbral de rentabilidad".

Además, ha lamentado que con esta propuesta la CE “asesta una puñalada trapera al sector agrario, que siempre ha dado la cara, que se ha considerado esencial durante la pandemia y que ha tenido la capacidad de surtir de alimentos a los ciudadanos y que ahora, con muchas actividades al ralentí, se ha convertido de nuevo en un sector refugio”.

Por ello, ha instado al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, a defender el presupuesto actual de la PAC, que considera "la única garantía para mantener la actividad y evitar la deslocalización productiva".

Asimismo, ha censurado la actitud “hipócrita de los líderes europeos, que se han hartado de aplaudir y felicitar a los agricultores durante todo el confinamiento y ahora les niegan su respaldo y mantienen la hoja de ruta marcada en la etapa pre-COVID-19” , y también ha criticado la “dejación de funciones” del comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

Por su parte, UPA Andalucía ha rechazado la propuesta de la Comisión Europea sobre la Política Agraria Comunitaria (UPA), ya que “supone la puntilla para el campo” al dejar de percibir los agricultores y ganaderos andaluces unos 1.060 millones en el marco financiero 2021-2027.

En un comunicado la UPA considera “injusta e insolidaria” la propuesta de presupuesto para el Marco Financiero 2021-2027, que reduce de manera importante la dotación de la PAC para Andalucía, con mayores exigencias y restricciones, y considera necesario "más presupuesto para un sector que ya arrastra graves pérdidas a cuenta de los bajos precios, la especulación y los efectos de la crisis sanitaria".

Miguel Cobos, secretario general de esta organización agraria, ha denunciado que esos "recortes tan importantes van acompañados de multitud de exigencias y restricciones a las que deben ajustarse los profesionales del campo", como la estrategia “De la granja a la mesa” de la Comisión Europea que "implica la eliminación de muchos productos fitosanitarios sin ofrecer otras alternativas, así como la reducción del uso de fertilizantes para los cultivos, y de antibióticos en la ganadería".

Ha recordado que el sector agrario lleva mucho tiempo soportando una grave crisis de bajos precios que no permite cubrir unos costes de producción, y ha asegurado que aunque la modificada Ley de Cadena Alimentaria obliga a referenciar dichos costes productivos en los precios de los contratos entre productores y distribución, no terminan de aplicarse, ni sancionarse su incumplimiento, por lo que se siguen registrando movimientos abusivos y especulativos.

Además, ha apuntado que la crisis sanitaria ha agravado la situación del sector, con graves pérdidas para todos los subsectores agrarios debido al cierre del canal Horeca, y las restricciones en materia de movilidad, transporte y fronteras.