Tres razones para visitar Roquetas de Mar

Playas, ocio y gastronomía hacen de este lugar una apuesta segura para disfrutar de unas merecidas vacaciones en este atípico verano

Thumbnail

Playas, ocio y gastronomía hacen de Roquetas de Mar una apuesta ganadora para disfrutar de unas merecidas vacaciones este atípico verano, sin aglomeraciones y con garantías de seguridad, ya que el municipio dispone de 16 kilómetros de playas: desde Aguadulce a Roquetas de Mar se pueden disfrutar de playas urbanas, con todos los servicios de accesibilidad para personas con movilidad reducida, paseo marítimo, duchas, baños, etc., y playas vírgenes, como la de Cerrillos en Punta Entinas Sabinar o la de la Ventilla. El parque natural Punta Entinas Sabinar permite al viajero desconectar al aire libre, pues alberga playas vírgenes en las que aún es posible experimentar el contacto con la naturaleza en plena libertad, así como multitud de caminos donde realizar rutas en bici o a pie.

Vista general de una parte del paseo marítimo de Roquetas de Mar FOTO: La Razón

Contemplar la vida bajo el mar es una de las experiencias más atractivas de las que se puede disfrutar en la costa de Roquetas de Mar, debido a la riqueza y diversidad de sus fondos marinos. Las praderas de Posidonia suponen una de las joyas del mar roquetero, que además de bajo el mar, se pueden conocer con una visita al Aula del Mar.

Vista general de una playa de Roquetas de Mar FOTO: La Razón

Por otra parte, y una vez acabada la jornada playera, ofrece al visitante numerosas oportunidades de ocio, compras, cultura y relax. En el pueblo se encuentra el Centro Comercial Gran Plaza, el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar, el Castillo de Santa Ana, el faro, el puerto deportivo y pesquero, la plaza de Toros y su museo, el Parque Acuático, el Acuario y el Aula del Mar, y además, inaugurados recientemente, el Mercado de Abastos, un edificio moderno y emblemático, y el parque de Los Bajos. Sin olvidar los paseos por Aguadulce.

Hacer deporte en Roquetas de mar es todo un privilegio FOTO: La Razón

En cuanto a su gastronomía, a pesar de ser un municipio relativamente joven como tal, los lazos que unen a Roquetas de Mar con su puerto pesquero y con su campo le permiten gozar de una despensa propia de la cocina popular, estrechamente ligada a su historia. Una historia que comienza con unos grupos de pescadores y salineros que se asientan alrededor del Castillo de Santa Ana a mediados del siglo XVIII y que dan a la gastronomía roquetera un fuerte acento marinero.

La gastronomía almeriense es equilibrada, rica, variada y utiliza productos de la zona FOTO: La Razón

Además, existe una amplia oferta gastronómica típica y de cocina moderna, no en vano los dos cocineros con estrella Michelin de la provincia tienen restaurante en Roquetas: el Alejandro, en el Puerto, y el restaurante del Club Playa Serena, a manos del chef José Álvarez, que posee este galardón por su restaurante La Costa de El Ejido.