El alcalde de Cartaya sobre el que pesa una moción: «He recibido amenazas y me citaron en la calle de la sede del PSOE-A»

Barroso defiende que, si se confirma el cambio de gobierno, supondrá "un gigantesco paso hacia atrás" para el municipio. "Heredamos una deuda del PSOE de unos 50 millones que está casi extinguida y tenemos muchos proyectos", asevera

El próximo lunes 6 de julio podría perder la Alcaldía de Cartaya (Huelva) que ostenta desde mayo de 2019 por una moción de censura que han armado PSOE, Adelante Cartaya-IU y Cs, pese a que este último partido le permitió gobernar con Independientes por Cartaya (ICAR). Manuel Barroso intenta mantener la calma en mitad de una tormenta que incluye grabaciones previas en las que le ofrecieron «un puesto de trabajo», otro «de interventora» para su mujer y «facilidades para montar un negocio».

–¿Se ha sentido amenazado?

–He recibido amenazas por carta, anónimas. En una de ellas me citaron en una calle de Sevilla, que casualmente es la de la sede regional del PSOE-A. Cuando fui, como iba acompañado, la persona que supuestamente iba a reunirse conmigo no lo hizo y me dejó otra carta en el parabrisas con un ofrecimiento puro y duro para que intentara hacer una moción contra Juan Miguel Polo –anterior regidor y actual teniente de alcalde por ICAR– y metiera al candidato del PSOE, una vez más.

–El impulsor de la moción, el socialista Alexis Landero, fue concejal y usted ha denunciado en plenos cuestiones ligadas a su gestión en el ayuntamiento, ¿no es cierto?

–Incluso llevamos en su momento a la Fiscalía y al Tribunal de Cuentas un asunto ligado a un TPV y a una cuenta de un club ficticio que se llamaba Club Atlético Cartaya a través del cual manipuló presuntamente cerca de 48.000 euros de fondos que deberían haber ido a las arcas municipales. La Fiscalía lo archivó, pero estamos estudiando llevarlo de nuevo a los tribunales porque creemos que hay un claro delito de malversación de fondos. Además, en mi primer año de concejal me hice cargo del Carnaval, que antes llevaba él, y le entregué la recaudación de la taquilla al tesorero. Me dijo que nunca había llegado al ayuntamiento ese dinero antes. Y Polo desveló en un pleno que había más de una veintena de puestos de trabajo que estaban ocupados por familiares directos de Alexis Landero.

–Ayer anunció que estaba dispuesto a dar un paso a un lado para no ser un obstáculo y que la moción prospere...

–Aunque él dé un paso a un lado, el partido que lo ha respaldado sigue siendo el mismo y tenemos documentación que afecta a otras personas de esa formación. Y hasta ayer, Caraballo –Ignacio, el líder de los socialistas onubenses–había dicho públicamente que apoyaba y creía en la buena fe del candidato para ser el nuevo alcalde, cuando había de por medio presunta malversación, el ofrecimiento indebido hacia un cargo público o algunos otros delitos que se pueden desprender de las grabaciones.

–Si finalmente se confirma el cambio de gobierno, ¿qué cree que supondrá para Cartaya?

–Un gigantesco paso hacia atrás. Heredamos una deuda del PSOE de unos 50 millones que está casi extinguida, tenemos muchos proyectos para Cartaya y sabemos que el partido de Landero no es el más apropiado para llevarlos a cabo, debido a su forma de actuar y de trabajar. Si están al mando de todo el ayuntamiento, no quiero ni pensar la que se puede liar. La mayoría de los vecinos y muchos trabajadores me han transmitido que no quieren volver atrás. Me he sentado con IU y en los próximos días me gustaría hacerlo con Cs para presentarles toda la documentación que tengo y que valoren la posición del voto en la moción porque creo que no deberían apoyar al partido de quien tiene a sus espaldas tantos presuntos hechos delictivos.