El alcalde de Cartaya acusa de prevaricación a una senadora del PSOE por denuncias ambientales contra familiares «guardadas en un cajón»

El PP-A critica que Susana Díaz no desautorice la moción de censura y le avisa de que, si no lo hace, se evidenciará, que "está de acuerdo" con "prácticas tipo mafiosas"

Los populares Manuel Barroso, Loles López y Manuel Andrés González, de izquierda a derecha, ayer en Cartaya PP DE HUELVA.

Un puñado de días intensos. Esto es lo que rodea a la moción de censura que PSOE, IU y Cs han impulsado contra el alcalde popular de Cartaya (Huelva), Manuel Barroso. Ayer se sumó un elemento más a la trama que la subió de nivel. Se supo que el regidor ha presentado en el juzgado de Instrucción del también municipio onubense de Ayamonte una denuncia por un presunto delito de prevaricación contra la concejal y senadora del PSOE, Josefa González Bayo. En el escrito judicial, al que tuvo acceso LA RAZÓN, Barroso relata que «llegó un sobre a su despacho» sin «datos de tipo alguno de remitente» que contenía la documentación que ha trasladado al órgano judicial. Se trataba de siete denuncias «instruidas por agentes de Medio Ambiente» contra un hermano y un sobrino de la senadora socialista entre noviembre de 2008 y mayo de 2014, que, según el alcalde, «se guardaron en un cajón». En todas se repite el mismo patrón: los señalados ocuparon con su ganado una zona del «complejo lagunar conocida como ‘El Lancón’ que está incluida dentro del Paraje Natural del Río Piedras y Flecha del Rompido», lo que provocó, entre otras cuestiones, «la destrucción de la vegetación perilagunar» y el «cambio de los parámetros físico-químicos del agua de dichas lagunas», a la luz de lo reflejado por los agentes. Uno de ellos se llegó a negar a ser identificado, aunque se le informó de la obligatoriedad de que lo hiciera.

A partir de ahí, Barroso avisa al juzgado de que esos informes nunca se movieron ni se tramitaron y de que González Bayo fue «delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente» de la Junta en Huelva desde «2003 a 2015», por ello apunta a un supuesto delito de prevaricación. No se incoaron «los correspondientes expedientes administrativos sancionadores por los hechos», se asevera en la denuncia.

“Huele a corrupción desde el principio”

El alcalde admitió ayer estar «preocupado» por una moción que se votará el próximo lunes y que para el presidente del PP de Huelva, Manuel Andrés González, «huele a corrupción desde un principio». Por su parte, la secretaria general de los populares andaluces, Loles López, puso el foco en que la líder del PSOE-A, Susana Díaz, «no ha desautorizado» la maniobra política, a pesar de «los intentos de soborno». «Si no lo hace», se evidenciará, a su juicio, que «está de acuerdo con estas prácticas tipo mafiosas» y que «es su forma de conseguir las alcaldías y de gestionar Andalucía», cosió, para rematar recordando el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos, las irregularidades en formación o las que han salpicado a la antigua Faffe, una entidad extinta de la Junta que acabó vinculada a pagos en puticlubs.