Coto a los “rebrotellones” en Andalucía con más capacidad sancionadora y control nominativo en las discotecas para facilitar rastreos

La Junta descarta el pasaporte sanitario. El número de comensales en mesas de restaurantes baja de 25 a 12 personas como máximo. También se reduce el aforo de los pubs

El segundo plan de autoevaluación de la Junta tras el estado de alarma deja nuevas medidas para combatir la propagación del Covid-19, “controlada” según la Junta hasta la fecha y debido a ello -según esgrimió el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo- se aumenta el control a modo de mayor prevención bajo “un criterio exclusivamente sanitario”. El Gobierno andaluz “no se plantea” la implantación de un pasaporte Covid. En cuanto a las personas llegadas de comunidades con alta incidencia como Aragón o Cataluña, se mantiene “un seguimiento” pero no una limitación.

Entre las “medidas adicionales para reducir el riesgo fundamentalmente en el ocio nocturno”, se encuentra la prohibición del consumo en las barras de los locales; la mesas tendrán un máximo de 12 personas, también en los restaurantes (que pasan de 25 a 12); los pubs reducen su aforo máximo del 75 al 60% en el interior; y, la de mayor calado, “los botellones quedan totalmente prohibidos” al tratarse de “los principales focos de contagio”. Para ello, la Junta necesita “la ayuda de los ayuntamientos” como se puso de manifiesto en la reunión con los alcaldes de capitales de provincia desarrollada el pasado lunes con el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en San Telmo. Asimismo, en las discotecas, “los locales tendrán que contar con sistema de identificación” y “reserva previa y si no se puede, en la puerta habrá que dar los datos”. Todo ello, explicó Bendodo junto al consejero de Salud, Jesús Aguirre, “para mejorar el rastreo”.

En las discotecas también se prohíben las cachimbas, con un aforo del 40% en el interior, mesas en la zona de baile, y el cierre a las 5:00 en lugar de las las 7:00. En la restauración en general, se limita el autoservicio para evitar la manipulación directa de los productos por parte de los clientes y que “no se contaminen elementos comunes”. El horario de cierre pasa a las 3:00 de la mañana. Las terrazas de locales pueden estar al 75% pero las mesas con 12 personas como máximo en lugar de 25. En los conciertos se permite un 65% del aforo con las butacas asignadas, es decir, sentados. El límite es de 800 personas en el interior de las salas y de 1.500 en el exterior.

Aguirre y Bendodo, tras el Consejo de Gobierno
Aguirre y Bendodo, tras el Consejo de GobiernoLa RazónLa Razón

Se aumenta el control del botellón pese a la vigencia de la normativa de 2006. Aunque su práctica está prohibida, la Junta entiende que “depende de cada ordenanza” y “algunos ayuntamientos reservan espacios para los llamados botellódromos”. Esta actividad ahora entra directamente como una “actividad nociva y peligrosa para la salud” y que “además puede transmitir el Covid”. “Damos un instrumento más para acelerar la toma de decisiones. La Ley de Salud Pública es de obligado cumplimiento en toda la comunidad”, defendió Aguirre. El régimen sancionador “se elabora hoy para aprobarlo en el próximo Consejo de Gobierno”. “Será rígido con las personas y los dueños de los locales”, avanzó Bendodo. Aguirre habló de hasta 600.000 euros de sanción.

Situación actual

La Junta señaló que actualmente cuenta con 8.200 rastradores y 480 epidemiológos que investigan el recorrido de los brotes. En las últimas dos semanas se han realizado 66.818 PCR y 22.500 test rápidos, dando positivo 1.097 PCR con “sólo 53 ingresados”, de los que tres están en la UCI. Es decir, apenas un 0,3% de los casos ha precisado ingreso en UCI. El Gobierno andaluz defendió que son “resultados contenidos en el contexto del país”. “Creemos que la situación está bajo control”. Actualmente, hay 56 personas con Covid hospitalizadas, con 7 en UCI. En la región hay 38 brotes activos.

Más medidas
Los establecimientos deberán garantizar la higienización de las manos de los clientes en la entrada de los establecimientos, la toma de temperatura de los clientes en la entrada de los establecimientos y disponer de cartelería en las puertas y en el interior de los locales, incluso en las pantallas de aquellos negocios que dispongan de ellas, recordando el uso obligatorio de mascarillas
Se deberá contar con controladores de sala contratados por la empresa que vigilen el cumplimiento de las normas y se controlará la limpieza de los servicios, ya sea con una persona permanente en el acceso o con un sistema que demuestre que se limpian máximo cada hora.
La apertura del establecimiento como máximo será hasta las 5.00 horas, cerrando el acceso de personas media hora antes de la hora prevista de cierre. Las terrazas al aire libre de estos establecimientos limitarán su aforo al 75% en mesas o agrupaciones de mesas, con una ocupación máxima en las mismas de 12 personas, debiendo observar en la prestación del servicio en terrazas y veladores las mismas medidas de higiene y prevención previstas para los establecimientos de hostelería en todo lo que le resulte aplicable.
El aforo de los llamados pub no podrá superar el 60%.
Finalmente, no se permite el uso compartido de dispositivos de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados en los locales de entretenimiento, ocio, hostelería y restauración, discotecas y en cualquier otro tipo de establecimiento abierto al público.
En la hostelería, los buffet dispondrán de geles hidroalcohólicos o desinfectantes viricidas autorizados y guantes desechables, así como de la información de las buenas prácticas que deben seguir los clientes. Igualmente, se marcarán los circuitos de autoservicio para permitir mantener la distancia de seguridad. A su salida se dispondrán de papeleras para depósito de los guantes desechables.
El uso de mascarilla será obligatorio. Los elementos de servicio y, en su caso, los puntos de contacto de las máquinas de bebidas en autoservicio serán desinfectados o cambiados con una frecuencia adecuada, nunca superior a 30 minutos.