Hacia otro modelo de citas en atención primaria con el Covid

El Distrito Málaga-Guadalhorce propone «el pilotaje» para reducir demoras, distinguiendo entre casos banales y crónicos y los urgentes. Las recetas o partes de baja se tramitarán de forma telemática de uno a tres días

La comunidad alcanzó los 71 brotes activos de coronavirus –54 en investigación y 17 controlados– con 856 casos confirmados –57 más en 24 horas– al sumar nueve brotes. La Consejería de Salud y Familias contabilizó 183 casos por PCR y nueve hospitalizados nuevos. Además de los brotes, desde la Junta preocupa los daños colaterales en la atención primaria, que, además, pasa por el primer punto de control de la pandemia. El Covid-19 ha abierto las costuras de todo el sistema. El pico se alcanzó a finales de marzo pero ya se preparan hospitales como el Juan Ramón Jiménez de Huelva y se adecúa el Militar de Sevilla ante posibles repuntes en otoño. Según la transcripción de los audios enviados al personal del distrito Málaga-Valle del Guadalhorce, a la que accedió LA RAZÓN, preocupa la situación de demora por la asistencia sanitaria en los centros.

El gerente apuntaba ya a finales de julio que «desde Servicios Centrales comunican que hay Centros de Salud que tienen una demora muy alta». La apuesta de la Junta es «mantener la consulta telefónica como puerta de entrada y filtro previo a la actividad presencial». La situación ha variado con el Covid y «la exigencia no va a ser como antes», que se pedía «demora cero». No obstante, el gerente subraya que «no es sostenible» que «se esté filtrando todo a través de llamadas, y en algunos casos se obtenga cita para una llamada telefónica en 14 días». «Se pierde todo el sentido que tiene la llamada telefónica, que es filtrar para dinamizar y agilizar» y «se provoca que el paciente tenga que buscar vías alternativas para ser atendido». En el Distrito Málaga-Guadalhorce, en concreto, «seis centros tienen una situación muy comprometida y otros tantos presentan una mala situación sin llegar a ese extremo». Esta situación sobrevenida puede conllevar, continúa, «que nuestro cambio de paradigma en la Atención Primaria se vaya al traste». Se ha pasado de centros el pasado verano «que no tenían demora» y este año están en «4, 6 u 8 días». La propuesta a Servicios Centrales, «aceptada en parte», para paliar esta situación es «realizar un pilotaje a nivel de Andalucía»: «Salud Responde mandará diariamente un mensaje a los Jefes de Grupo de los Centros de Salud en el que les informará de las citas que han sido rechazadas en las 24 horas anteriores, con la finalidad de que desde las UAC se contacte con los afectados y se les dé cita. «Si el motivo de la consulta es por una situación banal o crónica», «tendrá que esperar hasta que su médico pueda verlo pero si el motivo de consulta es porque hoy no ve por el ojo derecho, tendrá que ser citado con la mayor prontitud». Las recetas o un parte de baja, se tramitarán de forma telemática de uno a tres días. Esto provocará «un esfuerzo» de contratación «en la medida de las posibilidades».

En todos los centros, la plantilla no está al completo. Aparte, «con el desconfinamiento la población tiene necesidad de acudir a los centros por múltiples razones». Otra posible causa de los retrasos es que «el sistema Diraya ha caído» varios días. También, «el backoffice que Salud Responde mandaba» estuvo un mes inoperativo. Los administrativos sustitutos, en muchos casos, «no manejan ni tienen habilidades en la cita telefónica ni en el Diraya». También se apunta como causa del retraso que «Salud Responde en ocasiones da mensajes a los ciudadanos que provocan que acudan a los centros para resolver situaciones que se podrían resolver telemáticamente».