«Tic tac» para una vuelta al cole «presencial» que provoca dudas en las familias

Gobierno y Junta insisten en que el regreso se haga de acuerdo a lo pactado en junio. Cuatro asociaciones de AMPA de varias provincias exigen más inversión para bajar la ratio y contratar personal

El gotear creciente de números en torno a la Covid-19 ha hecho que se multipliquen las dudas sobre la vuelta a las aulas en septiembre, a medida que ésta se acerca. Si bien, el Ministerio de Educación y Formación Profesional, que encabeza Isabel Celaá, recordó ayer que el convenio firmado el pasado junio con los gobiernos autonómicos, a excepción de Madrid y País Vasco, sigue vigente. Éste establecía que el curso escolar arrancará «en las fechas habituales» y «con la presencialidad como principio general».

En Andalucía, el consejero del ramo, Javier Imbroda, se reunió con los responsables de los centros directivos que componen su departamento para evaluar el desarrollo del Plan de Acción para el curso 2020-21, dotado con un presupuesto de 600 millones y que permitirá reforzar las plantillas con más de 6.000 docentes y 1.500 trabajadores de limpieza.

Al término de ese encuentro, la Consejería de Educación informó a través de una nota de que organizará reuniones en los primeros días del próximo mes para trasladar a las familias las medidas puestas en marcha en la región para lograr un entorno escolar seguro. Se les explicarán también, según la Junta, los protocolos que, por la excepcionalidad de la situación, se tendrán que tener en cuenta en la organización de los centros. Bien de manera presencial, o bien de forma telemática, los colegios e institutos de la comunidad trasladarán a las madres y padres los protocolos de sus centros y les resolverán los interrogantes que puedan tener acerca de «los accesos y salidas» o «las medidas de prevención e higiene necesarias antes de acudir a clase como, por ejemplo, el lavado de manos, la toma de temperatura o el uso de mascarilla». Se facilitará a las familias, en definitiva, material informativo sobre los puntos esenciales que afecten a la vuelta a las clases, de acuerdo a lo reflejado en la nota.

Desde la Junta se apela a «la responsabilidad compartida» para que el regreso pueda ser «de forma presencial» y «con seguridad. Pero la inquietud ha prendido. De hecho, cuatro asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) de Sevilla, Málaga, Córdoba y Cádiz –Escuelas de Calor, AMPA En Pie, Niñ@s del Sur y Cádiz AMPA, respectivamente– volvieron a exigir la derogación de las instrucciones armadas por Educación y que se adopten «las medidas necesarias» para que pueda arrancar el curso con «las garantías sanitarias y educativas a las que la ciudadanía de una comunidad de un país desarrollado tienen derecho». En un escrito dirigido a Imbroda y a la viceconsejera, Carmen Castillo, dejan claro que, a su juicio, eso pasa «necesariamente» por «una inversión extraordinaria» que posibilite «bajar la ratio» para garantizar la distancia de seguridad, por «contratar docentes para atender los grupos extra» y por «tener personal sanitario y de limpieza en los centros durante toda la jornada escolar».

«Si las infraestructuras educativas no son suficientes, lleguen a acuerdos con otras administraciones» con el fin de «habilitar espacios públicos para uso educativo», instaron en el texto consultado por LA RAZÓN. «Busquen soluciones», remataron.