Los afectados por el virus del Nilo se reducen a 34, alcanzando a doce pueblos sevillanos

Alcaldes de Coria y Puebla del Río reclaman a la Junta que asuma la fumigación contra el mosquito causante de la enfermedad

Municipios cercanos al brote aumentan la fumigación por el virus del Nilo
Fotografía facilitada por el Ayuntamiento de Palomares del Río (Sevilla) de un operario fumigando un terreno contra el mosquito del NiloEFE

El número de muestras positivas de fiebre por virus del Nilo ha descendido de los 45 a los 34 afectados en un día, igual que los pacientes ingresados, quedando solo 16, de los cuales seis permanecen en la UCI. Según los datos facilitados a Efe por la Consejería de Salud y Familias, el número de casos confirmados de este virus en Sevilla es de seis tras descartarse dos casos que en principio se creían positivos. Hasta el momento han fallecido dos personas por este motivo, una mujer de 85 años y un hombre de 77 años.

Este brote de virus del Nilo es el mayor que se ha registrado en Andalucía, lo que se atribuye al aumento en un 30% de los mosquitos que hay en los humedales del Parque Nacional de Doñana y del río Guadalquivir cercanos a La Puebla y Coria del Río. La enfermedad se ha detectado también en un total de 32 caballos, tras confirmarse enotros 13. Serían por tanto doce municipios los que tienen algún caso, por lo que los alcaldes de las más afectadas han solicitado a la Junta ayuda para la fumigación de sus áreas. Hasta ahora, hay casos de personas o animales afectados en La Puebla, Coria, Almensilla, Mairena del Aljarafe, Gelves, Bormujos, Camas, Dos Hermanas, Los Palacios, Sevilla, Las Cabezas y Lebrija, según la información remitida por Salud a los alcaldes. Tras la petición de la Junta de que Coria y La Puebla asuman los costes de la fumigación, sus alcaldes, Modesto González y Manuel Bejarano, respectivamente, explicaron ayer en rueda de prensa que están promoviendo una recogida de firmas entre los municipios del Bajo Guadalquivir para que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, comparezca en el Parlamento para informar de este brote.

En su opinión, para una correcta fumigación, la Junta es «más ágil» porque desde los ayuntamientos no pueden actuar en el Guadalquivir, al requerir permisos de la Confederación; en los pinares exige autorización de Medio Ambiente por la afección a las aves; y en las marismas necesita el beneplácito de los arroceros.