Díaz se abre a apoyar los Presupuestos andaluces

La secretaria general del PSOE-A se reúne con Moreno y marca dos líneas rojas de cara a un hipotético «sí» a las cuentas: el blindaje de los servicios públicos y romper con Vox

En un momento en el que el Gobierno central busca apoyos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha tendido la mano al presidente de la Junta, Juanma Moreno, para sacar adelante las cuentas andaluzas, aunque no a cualquier precio. Díaz ha abierto la ronda de contactos que Moreno ha convocado para tratar diversos asuntos vinculados a la pandemia de coronavirus, como el inicio del curso escolar y la situación sanitaria y económica de la comunidad autónoma.

Las líneas rojas que marcó Díaz son muy claras: el «blindaje de los servicios públicos» y que el Ejecutivo autonómico «suelte la mano de la ultraderecha». La primera condición parece más factible, puesto que la coalición de PP y Ciudadanos ha venido ampliando los recursos para sanidad, educación y servicios sociales al objeto de paliar en lo posible los efectos de la Covid-19. La segunda es más complicada, puesto que Vox ha apoyado las cuentas autonómicas de 2019 y 2020, las primeras con partidos distintos al PSOE en San Telmo.

Díaz, tras el encuentro con Moreno, no soslayó el debate nacional e instó a Moreno a hablar con el líder del PP, Pablo Casado, para que facilite la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, de los que dijo que pueden ser una «oportunidad» para Andalucía. También pidió a Moreno que se contraten más docentes y sanitarios, al tiempo que exigió que «cumpla» con los ayuntamientos como «marca la ley». «Es una situación extraordinaria y se están pidiendo servicios. Hay que compartir recursos», subrayó. Las propuestas de Díaz se centraron también en el «bienestar de los andaluces» y en las principales preocupaciones como la vuelta al cole segura, las citas médicas presenciales, las visitas a las residencias, la vigencia de los ERTE y la actividad económica en general, especialmente en los sectores más afectados como el comercio, el turismo y la hostelería. «La realidad es peor ahora en Andalucía que hace un mes», advirtió.

La vuelta a las clases no solo preocupa a los docentes y padres. También a los partidos. En este sentido, Díaz consideró «urgente» contratar el número de profesores necesarios para que no haya mas de veinte niños en las aulas, además de medidas de control sanitario en las aulas, de limpieza y otras que afectan a los servicios escolares, como combatir la brecha digital. Junto a ello, cargó durante contra la medida estrella de la Junta durante el verano: «La contratación de 3.000 vigilantes de la playa ha sido una inutilidad, lo que hacen falta son profesionales de la sanidad y la educación».

La respuesta del PP-A fue inmediata. El portavoz parlamentario popular, José Antonio Nieto, avisó a Díaz de que si el apoyo de su grupo depende de que haya más recursos para sanidad o educación, «puede ir preparando el sí». Por su parte, el portavoz de Cs, Sergio Romero, hizo un llamamiento a la unidad de los partidos y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, confió en que la mano tendida de Díaz «sea sincera». «Todos podemos construir una salida de la crisis».