Málaga incrementa en un 14 por ciento su presupuesto en ayudas para proyectos sociales

La Diputación destinará este año 1.356.600 euros para financiar programas humanitarios y de atención a la ciudadanía en los municipios de la provincia

La Diputación de Málaga destinará este año 1.356.600 euros para financiar proyectos de ayuda humanitaria y desarrollo y de atención a la ciudadanía promovidos por entidades sociales sin ánimo de lucro, asociaciones y fundaciones.

Del total del importe, casi 850.000 euros (un 14,1 por ciento más que en 2019) se destinarán a proyectos de intervención y acción social en la provincia de Málaga, lo que convierte el presupuesto de 2020 en el de mayor importe desde la creación de esta línea de subvenciones.

La convocatoria ha sido publicada en el Boletín Oficial de la Provincia este pasado martes, 1 de septiembre, y las ayudas pueden solicitarse hasta el 23 de septiembre en el Registro Electrónico de la Diputación. Los formularios y anexos están disponibles en la sede electrónica, accesible desde la página web www.malaga.es.

Así lo ha anunciado el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, junto a la vicepresidenta cuarta y responsable del Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio, Natacha Rivas, y el diputado de Mayores, Tercer Sector y Cooperación Internacional, Francisco José Martín, en la presentación de estas dos convocatorias incluidas en el Plan Málaga “que aprobamos en mayo para reorientar todo nuestro presupuesto hacia las necesidades de los malagueños y de sus empresas y entidades”.

De igual modo, Salado ha recordado que este plan “pretende movilizar 233 millones de euros en la provincia y que pone el acento en las personas”.

“El Área Social, de las ayudas a las familias, a las personas más vulnerables y a las entidades sociales se ha convertido en la gran prioridad de la Diputación”, ha destacado, incidiendo en que “seguimos sosteniendo que no hay mejor política social que la de crear empleo, pero al mismo tiempo somos plenamente conscientes de que debe existir una red pública, en la que colabore la iniciativa privada, para sostener a los que más lo necesitan en estos momentos tan duros y difíciles”.

Con esta finalidad se han abierto estas dos convocatorias de ayudas que servirán para financiar los proyectos de aquellas entidades sociales que, a pesar de las circunstancias generadas tras la situación sanitaria provocada por COVID-19, han seguido adelante con su labor social y humanitaria.

“Como saben, 2020 no está siendo un año cualquiera y nada va a ser igual. Estamos despidiéndonos del peor verano de la historia de la Costa del Sol y nos preparamos para lo que va a ser un otoño muy duro, con muchísimas dificultades por la pandemia y por sus efectos en la economía, que están siendo y van a ser devastadores”, ha afirmado Salado.

Asimismo, ha incidido en que “son las entidades sociales, las asociaciones y las fundaciones, lo que se llama el tercer sector, quienes mejor conocen muchas de las necesidades de los pueblos malagueños”.

Por este motivo, la Diputación ha incrementado la dotación de estas ayudas, y este año, según ha detallado Salado, “valoraremos especialmente los proyectos que incidan en la realidad socio-económica generada por el Covid-19 en los municipios de la provincia menores de 20.000 habitantes”.

“También -ha continuado- primaremos, como venimos haciendo, los proyectos que logren mayor impacto social en la inserción laboral de colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, así como la prevención de la vulnerabilidad de los menores en desventaja social. Todo lo examinaremos en base a la nueva realidad social provocada por la crisis del Covid-19”.

Así, ha detallado que “continuaremos también incidiendo en proyectos que luchen contra la despoblación de las zonas rurales y favorezcan el asentamiento de jóvenes, iniciativas que acaben con la brecha digital y tecnológica en los pueblos y los proyectos dirigidos a paliar los efectos negativos del envejecimiento de la población y mejoren la calidad de vida de los mayores en los pueblos de menos de 20.000 habitantes”.

“El año pasado se presentaron 120 solicitudes y llegamos a subvencionar 42 proyectos”, ha recordado el presidente. “Este año, dado el aumento presupuestario, aspiramos a alcanzar entre 50 y 60 proyectos sociales”, ha dicho.

Según ha explicado, se estima que cada proyecto “supone la creación de una media de tres empleos técnicos cualificados, por lo que estamos hablando de que esta convocatoria debe suponer la generación de entre 150 y 180 empleos cualificados en la provincia, con la repercusión económica y social correspondiente. Esto para nosotros también es muy importante”.

CONVOCATORIAS

En relación con las ayudas al tercer sector han detallado que podrán solicitar estas ayudas las asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro que tengan su ámbito de actuación y domicilio o sede social en la provincia de Málaga, y que desarrollen acciones en municipios menores de 20.000 habitantes.

La convocatoria está dotada con 846.600 euros, 105.000 euros más (un 14,1 por ciento más) que en 2019, siendo el presupuesto total de mayor importe desde la creación de esta línea de subvenciones. Su objetivo es financiar proyectos de intervención, acción y participación social. Serán elegibles las iniciativas que fortalezcan, consoliden y revitalicen la vida asociativa y la participación ciudadana en la provincia, y que potencien la innovación social y la perspectiva de género.

El importe máximo a subvencionar es de 20.000 euros en el caso de proyectos de intervención, acción y participación social, y de 30.000 euros en el caso de inversiones y equipamientos necesarios para el desarrollo del proyecto.

Por otro lado, en relación con las ayudas a la cooperación internacional, la convocatoria relacionada con la ayuda humanitaria dirigida a organizaciones no gubernamentales de desarrollo que tengan su domicilio social o delegación en la provincia de Málaga está valorada en 510.000 euros y permitirá poner en marcha proyectos de cooperación para el desarrollo, acciones humanitarias y de derechos humanos, y otros relacionados con la sensibilización y educación para el desarrollo y de codesarrollo, priorizando en todo momento la atención a las necesidades emergentes de la pandemia Covid-19.

La subvención máxima por proyecto no podrá ser superior a 59.999 euros, a excepción de los proyectos de educación y sensibilización social para el desarrollo, cuyo importe máximo será de 20.000 euros.

AYUDAS PARA MATERIAL HIGIÉNICO-SANITARIO

Además, se ha creado una nueva línea de ayudas dotada con 500.000 euros cuya convocatoria se publicará próximamente y que estará destinada a asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro que tengan su ámbito de actuación y domicilio social en la provincia, para la adquisición de material higiénico-sanitario necesario para la adaptación de sus servicios e instalaciones a las nuevas circunstancias.

La cuantía máxima de esta subvención será de 8.000 euros, “por lo que esperamos poder ayudar a casi un centenar de colectivos en materia de prevención y lucha contra la enfermedad”.

Por último, Salado ha felicitado al Área Social de la Diputación, que dirige la vicepresidenta Natacha Rivas. “El área social va a ser la primera línea del frente de la Diputación en la lucha contra la pandemia y sus terribles efectos en este otoño, y por ello hemos incrementado las partidas sociales de la Diputación en casi un 90 por ciento”, ha recordado.