Piden diez años de prisión para una mujer acusada de abusar sexualmente de un menor en Jaén

El joven, de 13 años en el momento de los hechos, asegura que la presunta agresora se aprovechó de su situación de vulnerabilidad

Una mujer de 44 años se enfrenta a diez años de cárcel tras ser acusada de abusar sexualmente de forma continuada de un menor de edad, de 13 años, amigo de su hija. El caso ha sido juzgado este lunes en la Audiencia de Jaén en una vista en la que la acusada ha negado todas y cada una de las acusaciones, mientras el menor, actualmente con 20 años, ha reafirmado ante el tribunal que mantuvo relaciones sexuales completas con la mujer en más de una veintena de ocasiones.

Los hechos, según mantiene el Ministerio Fiscal, se remontan a los años 2013 y 2014 cuando la acusada entró en contacto con el menor y con la hermana de éste ya que eran amigos de su hija, además de vecinos. En el escrito de calificación provisional del Ministerio Público se apunta que aprovechó “la relación de confianza” con los dos menores y, “guiada por un ánimo libidinoso y de satisfacción sexual”, mantuvo relaciones sexuales completas con el menor en al menos cuatro ocasiones.

Tanto la víctima como su hermana fueron declarados en situación de desamparo en septiembre de 2014 y pasaron a acogimiento residencial en distintos centros de protección de menores. De hecho, la Junta de Andalucía ha ejercido también la acusación en esta causa.

La acusada, que ha negado todos los extremos, ha mantenido que todo responde a una confabulación de los dos menores, a los que acabó echando de su casa e incluso denunciando al chico por amenazas, lo que supuso en su momento la implantación de medidas judiciales contra el menor.

Una serie de cartas del menor y de su hermana, así como sus conversaciones con psicólogos pusieron de manifiesto las supuestas relaciones sexuales de la acusada con el menor, dando inicio a la causa enjuiciada este miércoles.

“No era consciente de lo que hacía”, ha declarado el joven ante el tribunal cuando le han preguntado por las relaciones supuestamente mantenidas con la acusada. Ha añadido que fue su primera vez con la acusada y que era ella la que decía “en qué sitio, de qué manera y en qué postura”.

Tanto él como su hermana han señalado en su declaración por videoconferencia que cuando ocurrieron los hechos, tenían carencias efectivas por lo que él se dejó llevar por una mujer mayor que le ofrecía una vida con ella.

Fiscalía ha calificado los hechos como un delito de abuso sexual continuado por el que pide diez años de prisión, siete años de libertad vigilada, inhabilitación para cualquier profesión u oficio que conlleve contacto con menores y prohibición de acercarse o comunicarse con el menor durante cinco años por encima del cumplimiento de la pena de prisión.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público reclama una indemnización de 10.000 euros para el menor por el menoscabo moral sufrido.

Por su parte, la defensa ha solicitado la libre absolución por considerar que no está acreditado que la acusada abusara sexualmente del menor.