Un Brexit en cuarentena por la Covid-19

Los gobiernos de España y Reino Unido siguen sin concretar el nuevo escenario fiscal y de tránsito mientras el Campo de Gibraltar considera prioritario luchar contra los efectos de la pandemia

«Lo que se hablaba hace seis meses no tiene absolutamente nada que ver con la realidad de hoy». Es el análisis del presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, en relación al momento actual del Brexit, que sigue preocupando al tejido empresarial del Campo de Gibraltar aunque el proceso se encuentra nuevamente en cuarentena, siguiendo el símil epidemiológico, por las consecuencias del coronavirus. Inmersos en el periodo transitorio, que culminará el próximo 31 de diciembre, se han celebrado encuentros bilaterales entre los gobiernos de España y Reino Unido, aunque la pandemia ha aletargado la toma de decisiones, puesto que la prioridad ahora es combatir la Covid-19 desde el punto de vista sanitario y también frenar los letales efectos del parón económico.

«El Brexit ha pasado a una segunda línea de ocupación, aunque no de preocupación», sostiene el líder de la patronal gaditana, quien cita algunos asuntos que deben sustanciarse cuanto antes para que el empresariado conozca el nuevo escenario al que se va a enfrentar: la fiscalidad, la circulación de personas y mercancías, las relaciones de buena vecindad o cuestiones relativas a la soberanía. «Hay que fijar, de la manera más racional posible, la situación en la que quedan los trabajadores españoles que acuden diariamente a trabajar a Gibraltar», sostiene Sánchez Rojas, además de mostrar su inquietud sobre los suministros. «Si vendemos pan a Gibraltar, ¿entra por aduana o se manda a Algeciras y de ahí en barco hasta el Peñón?». Escenarios que se dan día a día y que afectan a la gran industria y a los pequeños y medianos empresarios. También pone el acento en la fiscalidad, en una suerte de espacio de libre circulación porque en apenas 15 kilómetros existen cuatro regímenes fiscales distintos en vigor: el de Marruecos, el de Ceuta, el del Peñón y el del Campo de Gibraltar.

El flujo de la negociación no se ha cortado, pero los acuerdos siguen sin llegar. El último acercamiento entre ambos gobiernos tuvo lugar el pasado viernes en Londres, abordándose cuestiones de seguridad y defensa. Antes, el jueves, tuvo lugar en Madrid un encuentro en el que estuvo presente el ministro principal del Peñón, Fabián Picardo. Sin embargo, la reunión que levantó ampollas fue la que mantuvieron Picardo y la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, el pasado 23 de julio en Algeciras. Desde 2009 no se producía la foto de un encuentro entre un ministro de Exteriores español y el máximo responsable de Gibraltar. Entones, González Laya anunció que se usará el fondo de recuperación europea para dar un impulso a la comarca.

Los empresarios, no obstante, acogen con escepticismo estas declaraciones. «Estamos quemados de tantos anuncios», subraya Sánchez Rojas, al tiempo que recuerda que el Gobierno central se comprometió hace un año y medio a invertir 900 millones de euros en el Campo de Gibraltar. «Hay que empezar a concretar las cosas. Tenemos el primer puerto de España en tráfico de mercancías y el primer polo industrial de Andalucía. El sur del sur necesita una mayor atención y los proyectos se deben plasmar en los Presupuestos Generales del Estado».

La Junta, por su parte, desarrolla un paquete de 112 medidas para amortiguar los efectos del Brexit y prioriza una estrategia para impulsar el sector logístico y el comercio exterior andaluz, con el puerto de Algeciras como referencia. Una de las medidas que contempla el Gobierno andaluz es la creación de oficinas de información sobre el Brexit. La de la Línea de la Concepción ha realizado ya 10.000 gestiones, la mayoría relacionadas con las pensiones, la situación laboral de los trabajadores en el Peñón o el tránsito de vehículos.