UGT contabiliza un incremento del 465 por ciento en los accidentes mortales en el campo andaluz

El sindicato pide que se refuercen las inspecciones de trabajo para que se pueda controlar el cumplimiento de la normativa vigente

La federación de Industria, Construcción y Agro (Fica) de UGT en Andalucía ha alertado del “importante incremento” de accidentes mortales en el trabajo en los primeros siete meses del año en el campo, que se han incrementado un 465% al haber 14 sucesos más que en el mismo periodo del año pasado, por lo que pide más medidas y control para evitarlos.

Así lo reclama en un comunicado UGT, que en total registra en todos los sectores un total de 56 accidentes mortales en estos primeros seis meses, un 6% más, todo ello a pesar del descenso de la actividad provocada por el Covid-19.

Para el responsable de Salud Laboral Fica-UGT en Andalucía, Juan Carlos Lebrón, “esta subida se debe a la precariedad extendida por el sector, que empuja a renunciar a derechos y a asumir peores condiciones de seguridad para mantener el empleo”. Por este motivo, reclama una mesa de diálogo en materia de siniestralidad para que se adopten medidas urgentes.

Según Lebrón, es “fundamental” también que se refuerce la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para que pueda controlar el cumplimiento de la normativa en los centros de trabajo y que se cree la figura del ‘delegado territorial’ o ‘delegado sectorial’, que “ayudaría sin duda a mejorar esta labor en las zonas rurales donde existen más dificultades para obtener representación sindical”. Recuerda que “trabajos sindicalizados son centros de trabajo más seguros”.

UGT afirma en base a los últimos datos facilitados por la Junta de Andalucía que en la totalidad de los sectores hasta julio se contabilizaron un total de 46.346 accidentes laborales que causaron baja al trabajador, un 30,27% menos respecto al año anterior. Entre estos accidentes, 40,997 ocurrieron durante la jornada laboral (-28%) y 5,349 fueron ‘in itinere’ (-40,31). Según la gravedad del accidente, se han dado 582 graves y 64 mortales. El dato positivo es el descenso en los fallecimientos ‘in itinere’, es decir en los desplazamientos a lugar de trabajo, se han reducido de 21 a ocho.