Condenan a cinco años de cárcel a un anciano por abusar reiteradamente de su nieta

El agresor aprovechaba las estancias de vacaciones que la menor pasaba en casa de su padre para cometer los hechos

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la condena a cinco años de prisión dictada por la Audiencia de Granada contra un septuagenario acusado de abusar de manera reiterada de su nieta aprovechando las temporadas que la menor pasaba con su padre, separado de la madre.

Una sentencia de la Sala de lo Civil y lo Penal del alto tribunal, a la que ha tenido acceso Efe, ha desestimado el recurso interpuesto por el acusado, un septuagenario condenado a cinco años de cárcel y otros cinco de libertad vigilada por abusar de su nieta.

El acusado, F.O.G., tiene ahora 76 años y fue condenado por la Audiencia de Granada como autor de un delito de abuso sexual continuado cometido contra una niña de unos diez años.

Los hechos se remontan a un periodo comprendido entre el año 2013 y parte de las vacaciones de Navidad de 2016, fechas en las que el condenado aprovechaba la estancia en Granada de su nieta, una menor, para abusar de ella.

La víctima, que en la actualidad tiene unos 14 años, vive en Laredo (Cantabria) con su madre, aunque pasaba parte de los periodos vacacionales en Granada, lugar de residencia de su padre, en virtud de los acuerdos del régimen de visitas de la menor que se cumplió hasta enero de 2017.

La menor pasaba parte de ese tiempo en Granada en casa de sus abuelos paternos y también compartía con la familia de su progenitor, incluidos primos y tíos, unas estancia en un hotel de Roquetas de Mar (Almería) en verano.

Según la sentencia confirmada por el TSJA, el acusado aprovechaba los momentos que se encontraba a solas con la menor, “fuera de las miradas o escuchas de otros miembros de la familia” y siempre movido por el ánimo de satisfacer su deseo libidinoso, para someterla a diferentes comportamientos sexuales.

Al principio, según el fallo de la Audiencia de Granada, la “escasa edad” de la menor impedía que comprendiera el comportamiento de su abuelo, que le pedía tocamientos o fotografías de contenido sexual.

El condenado repetía estos episodios hacia la menor en cada periodo vacacional durante la estancia en Granada o en Almería hasta que la niña se lo contó a su madre tras volver a casa en la Navidad de 2016, momento en el que explicó diferentes conductas del abuelo.

La Audiencia de Granada condenó al septuagenario a cinco años de cárcel como autor de un delito continuado de abuso sexual a menor de dieciséis años, sin la concurrencia de circunstancias modificativas, una pena confirmada ahora por el alto tribunal.

El condenado, que no puede comunicarse ni estar a menos de 500 metros de su nieta durante ocho años, presentó un recurso en el que argumentó indefensión y vulneración de su derecho a la presunción de inocencia, dos argumentos descartados por el TSJA, que ha recalcado la credibilidad del testimonio de la víctima y ha confirmado la pena, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS).