Los empleados públicos de la Junta podrán teletrabajar un día a la semana

Podrán hacerlo al 100% quienes tengan menores de 14 años o dependientes a su cargo si hay cierre de centros escolares o asistenciales

La Mesa General de Negociación Común del personal funcionario, estatutario y laboral de la Administración de la Junta de Andalucía ha alcanzado un acuerdo con los sindicatos mayoritarios --CSIF y UGT-- para la aprobación del protocolo de medidas organizativas para aplicar el teletrabajo, en aquellas funciones que sean susceptibles de teletrabajo y mientras se mantenga la situación de crisis sanitaria ocasionada por el covid-19.

Este protocolo aporta como principal novedad el reconocimiento a todas las personas empleadas incluidas en su ámbito de aplicación cuyas funciones sean susceptibles de teletrabajo, la posibilidad de un día de teletrabajo semanal. Este reconocimiento es una novedad que no existe en la actualidad y representa un gran beneficio porque permite una mejor conciliación, según indica la Junta en una nota.

Asimismo, para las personas con menores de 14 años o personas dependientes a cargo, cuyas funciones puedan desarrollarse de modo no presencial, se reconoce la posibilidad de teletrabajo al 100 por ciento de la jornada en caso de cierre total o parcial de centros escolares o asistenciales o de algún caso debidamente confirmado de covid-19 en la unidad familiar.

Este régimen acordado de teletrabajo es más beneficioso para los empleados afectados que el actualmente vigente para este supuesto, que contempla un máximo del 80 por ciento de teletrabajo.

En relación a su aplicación a los diferentes sectores de la Junta de Andalucía, se establece que será en las correspondientes Mesas Sectoriales y de Negociación donde se analizarán y desarrollarán las particularidades propias de los sectores.

El protocolo, que será de aplicación mientras se elabora una legislación específica en materia de teletrabajo, cuyos trabajos ya se han iniciado, identifica las funciones que se consideran susceptibles de trabajo no presencial, con lo cual se gana en seguridad jurídica y en claridad respecto a la situación actual, limitándose el margen de discrecionalidad actualmente existente lo que redunda en beneficio de los empleados y empleadas públicos.

Junto a ello, se introduce la planificación conjunta entre la persona responsable de la unidad y la persona afectada, indicando cuáles son las cuestiones que deben abordarse, lo cual ordena, clarifica y homogeneiza el régimen de teletrabajo en beneficio de las personas interesadas.

Asimismo, se crea una Comisión de Seguimiento para analizar las incidencias de relevancia derivadas de la aplicación del protocolo, que extiende su vigencia hasta el fin de la crisis sanitaria.

Desde la administración andaluza se agradece a todas las centrales sindicales por la voluntad de diálogo y, especialmente, a CSIF y UGT por haber llegado a un acuerdo plasmado en la firma de este pacto.