La huelga educativa pone a prueba las medidas anticovid

La Junta fija como servicios mínimos dos miembros del equipo directivo de cada centro, además de entre cuatro y ocho docentes

CC OO, Ustea y CGT-A han convocado hoy una huelga y movilizaciones en la educación andaluza para exigir que la Consejería de Educación y Deporte aplique medidas preventivas en los centros contra la Covid y «evitar que la educación sea un puente de transmisión comunitaria». Según el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Andalucía, Diego Molina, las medidas puestas marcha por la Junta para iniciar la actividad lectiva presencial «no prevén el incremento de plantilla necesario y no garantizan la salud de la población andaluza, obviando los 384 millones de euros para educación que se han transferido a Andalucía y de sus propios presupuestos».

Por ello, CC OO señala que no ha quedado otra opción que convocar una huelga que levante la voz «todos a una» y que obligue a la Consejería de Educación «a rectificar las políticas economicistas e irresponsables que está aplicando, después de unas negociaciones en las que se nos ha estado mareando, una y otra vez, sin un interés real por ofrecer centros escolares seguros».

Desde CGT-A reivindican, por su parte, garantizar las medidas higiénico-sanitarias básicas con materiales y personal sanitario necesario, que se respete la distancia interpersonal de 1,5 metros en los centros, bajada generalizada de las ratios de alumnado en las aulas o el incremento de contratación de personal docente, de administración y servicios, monitores y limpieza para todo el curso, sea la actividad lectiva presencial o no.

La Consejería de Educación ha establecido como servicios mínimos con motivo de la huelga la presencia en el centro educativo de dos miembros del equipo directivo, además de entre cuatro y ocho docentes según el número de alumnos. Así se recoge en una instrucción enviada el 15 de septiembre por la Vicenconsejería a los centros educativos no universitarios, en la que se precisa que «para centros de hasta 300 alumnos habrá dos docentes más –total 4 docentes– siempre que esto no suponga la superación del 20% del claustro del centro», mientras que «para centros con hasta 600 alumnos 4 docentes más –total 6 docentes– y para centros de más de 600 alumnos 6 docentes más –total 8 docentes–.

La viceconsejera de Educación, María del Carmen Castillo, en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, señaló que los servicios mínimos que se han establecido «son extraordinarios a lo habitual porque estamos en una situación extraordinaria», añadiendo que «no todos los sindicatos» han convocado la huelga educativa y que la representación de los convocantes «no llega al 30% del profesorado».

Por su parte, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, consideró que «no es oportuno» que, «ahora que empiezan a rodar» los colegios, se plantee «un parón» en dichos centros. Moreno expresó su «máximo respeto al derecho a la huelga», pero opinó que «no es oportuno» convocar ese paro educativo «cuando acabamos de empezar el colegio», y después de que «todo el mundo» y la comunidad educativa hayan hecho un «esfuerzo encomiable».

«Intentar parar el colegio creo que no es un buen mensaje», insistió, convencido de que «la inmensa mayoría de los andaluces no va a entender esa huelga que se ha convocado».