Fundación Unicaja se une a Altamar para el reparto de alimentos y productos de primera necesidad

Esta iniciativa nace de la necesidad de atender a las familias de los barrios malagueños de La Trinidad y El Perchel que se han visto perjudicadas por la Covid-19

Fundación Unicaja apoya a la Asociación Altamar Educación y Familia en su proyecto de ayuda básica de compra de alimentos y productos de primera necesidad para combatir la exclusión social en los barrios malagueños de La Trinidad y El Perchel.

Esta iniciativa, como ha detallado la fundación en un comunicado, nace de la necesidad de atender a las familias de estos barrios que se han visto perjudicadas debido a las consecuencias de la pandemia del COVID-19.

En concreto, se han atendido a unas 40 familias y alrededor de 150 personas en riesgo de exclusión social y precariedad, que han recibido semanalmente alimentos y productos de primera necesidad, ha señalado.

El apoyo a esta iniciativa se enmarca dentro de una de las líneas estratégicas prioritarias de la Fundación Unicaja, que tiene por objetivo el apoyo de actividades que contribuyan a mejorar la vida de las personas en situaciones de vulnerabilidad, con especial atención a la infancia.

La asociación amplía con esta ayuda su labor en la zona, ya que, desde 2005, ha centrado su acción en reforzar la formación docente de niños de entre seis y 17 años que se encuentran en situación de desventaja debido a las diversas realidades que viven en su entorno y que pueden desembocar en abandono escolar y riesgo de exclusión social.

Esta tarea formativa se ha seguido realizando durante el confinamiento y a pesar de la suspensión de las clases presenciales, por lo que los profesores sustituyeron las clases que se impartían cada tarde por videoconferencias y vídeos tutoriales para resolver dudas.

Además, en las últimas semanas, los técnicos de la asociación también han realizado tareas de orientación y apoyo a los familiares de los niños a los que atiende, bien tramitando sus matriculaciones en los centros educativos para este curso académico o bien realizando trámites burocráticos con instituciones y organismos públicos.

La asociación está ya inmersa en el restablecimiento de las clases presenciales en sus instalaciones en la calle Pizarro, con la adquisición de material escolar para los alumnos y la colocación de mamparas para seguir todas las recomendaciones sanitarias en la lucha contra el Covid-19.

Por otro lado, la Asociación Altamar Educación y Familia fue fundada por un grupo de mujeres en 2005 con el fin de atajar las desventajas sociales y económicas que soportan muchas familias que residen en los barrios malagueños de La Trinidad y El Perchel, especialmente, en el ámbito educativo y formativo.

Desde entonces, la Fundación Unicaja ha colaborado de forma habitual con la asociación, impulsando su programa de ayuda y seguimiento escolar personalizado, que se ha convertido en una herramienta para combatir el fracaso escolar y los índices de absentismo en la zona.

La labor que despliega Altamar requiere la presencia permanente de una pedagoga, cuatro monitores y un coordinador responsable de los 50 voluntarios que colaboran con la organización.