Sevilla entrega sus medallas invocando a la capacidad de “superar” la adversidad

El socialista Alfonso Guerra y la saetera Angelita Yruela recogieron sus títulos de hijos predilectos, mientras el arzobispo Juan José Asenjo fue nombrado hijo adoptivo.

El palacio de exposiciones y congresos de Sevilla ha acogido este miércoles la ceremonia institucional de entrega de las distinciones del Día de San Fernando, patrón de la capital andaluza, tras la suspensión del acto en su fecha original como consecuencia del estado de alarma decretado contra la pandemia de coronavirus Covid-19.

En el acto, marcado por las referencias a la pandemia y la nueva crisis derivada de la misma, el ex vicepresidente del Gobierno de España e histórico dirigente socialista Alfonso Guerra y la saetera Angelita Yruela han recogidos sus títulos de hijos predilectos de la ciudad, mientras el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha recogido su título de hijo adoptivo.

El alcalde hispalense, Juan Espadas, ha presidido la ceremonia invocando el papel de Sevilla como punto de partida y llegada de la expedición marítima protagonista de la primera circunnavegación a la Tierra, exponiendo que aquella gesta constituye “un ejemplo de la infinita capacidad del ser humano para afrontar lo imposible; para resistir y reinventarse en la resiliencia”, en clara alusión al reto que actualmente afronta la sociedad ante la pandemia y la nueva crisis derivada de la misma.

Precisamente por ello, ha apostado por los “valores” que representan las 25 personas y entidades galardonadas con las distinciones del Día de San Fernando, al objeto de proyectar “una imagen fuerte de una ciudad que será capaz de salir de esta situación gracias en parte al talento, la capacidad de sacrificio y la tenacidad” demostrada por quienes reciben estas distinciones, que a su entender han probado “que las dificultades pueden ser superadas y superarlas nos hace más fuertes”.