La Junta plantea un acuerdo entre administraciones para reclamar el Corredor del Mediterráneo

El vicepresidente andaluz recuerda que el proyecto “lleva 27 años parado” y es “una iniciativa que ni el Gobierno de España ni el andaluz puede asumir en solitario”

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha pedido este jueves la implicación de todas las administraciones y los partidos para la reactivación económica de Andalucía y poner en marcha proyectos que llevan “paralizados desde hace tiempo”, entre los que ha citado expresamente el Corredor Mediterráneo, que “lleva 27 años parado”. Así lo ha destacado el vicepresidente en el transcurso de una comparecencia en el Pleno del Parlamento, a petición propia y del PP-A, para informar del plan de inversiones ‘Andalucía en Marcha’, en la que ha subrayado que el citado Corredor Mediterráneo es “una iniciativa que ni el Gobierno de España ni el andaluz puede asumir en solitario”, por lo que ha trasladado el “apoyo” de la Junta “para que se pueda convertir al fin en una realidad”.

Sobre el plan ‘Andalucía en Marcha’ que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, presentó la semana pasada, Marín ha incidido en que su objetivo es “reactivar la economía andaluza mediante la generación de empleo y la modernización de infraestructuras y servicios en todas las provincias”.

Para lograr esta meta, la Junta va a movilizar casi 3.500 millones de euros, para el periodo 2020-2023, que tendrán un impacto de 11.500 millones en la economía andaluza y en la creación de empleo. Estas actuaciones se pondrán en marcha mediante el impulso a la obra pública y el desarrollo de proyectos bajo la fórmula de la colaboración público-privada, según ha abundado.

El vicepresidente andaluz ha detallado que se invertirán 440 millones en infraestructuras sanitarias, 875 en infraestructuras para el transporte, 949 en obras hidráulicas y 310 millones para educación y deporte.

Además, se cuenta con más de mil millones de colaboración público-privada, “una fórmula que cuenta con el aval de la Unión Europea e instituciones como el Banco Europeo de Inversiones o el Banco Mundial”, según ha remarcado Marín.

En esta línea, ha recordado la solicitud al Gobierno de la nación para que modifique la normativa para desvincular los proyectos del actual límite de rentabilidad para que a cada uno se le asigne una rentabilidad acorde con el mercado y así se incentive la inversión privada. Igualmente, ha pedido el apoyo a la simplificación normativa y reducción de “trabas administrativas”.

Durante su intervención, el vicepresidente ha enumerado los siete primeros proyectos que se van a acometer bajo esta fórmula público-privada, que son la sede administrativa de la Junta en San Bernardo y la Ciudad de la Justicia en Sevilla, el nuevo Hospital y la Ciudad de la Justicia de Jaén, el tercer hospital de Málaga y el hospital de Roquetas de Mar (Almería).

Además, Marín ha recordado que se ha llegado a un acuerdo con la Caja Rural de Jaén, por valor de 80 millones de euros, para crear una sociedad que “facilite el apoyo a la inversión de empresarios de la provincia”.

Por último, el vicepresidente de la Junta ha desglosado algunas de las inversiones previstas por provincias en el plan ‘Andalucía en Marcha’, como la modernización y el nuevo edificio de consultas externas en el Hospital Torrecárdenas y la nueva sede del Conservatorio Profesional de Danza de Almería, la reforma de las Urgencias del Hospital de Puerto Real (Cádiz), la mejora y construcción de varios centros sanitarios de Córdoba, reformas en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada y la ampliación del metro granadino, o el Hospital Materno Infantil de Huelva.

En el turno de intervenciones de los grupos, el parlamentario del PSOE-A Felipe López ha comenzado queriendo dejar claro que “todas las inversiones que se hagan en Andalucía nos parecen pocas” a los socialistas, que están “dispuestos a arrimar el hombro” porque es un momento “complicado, delicado”, para la salud y el empleo, pero ha apostillado que, con su plan ‘Andalucía en marcha’, desde la Junta “hablan de frivolidades y de ocurrencias”.

En esa línea, ha advertido al Gobierno de PP-A y Cs de que, “si quieren hablar con seriedad de las necesidades que tiene Andalucía en este momento, el PSOE-A está dispuesto a hacerlo”, pero no de “propaganda” o “del envoltorio de la nada”, que es lo que, a su juicio, abandera el actual Ejecutivo de Juanma Moreno, al que ha acusado de “estar perdiendo el respeto al Parlamento”.

En su turno de cierre, Marín ha replicado al diputado socialista que “es mentira” que el PSOE-A esté dispuesto a “arrimar el hombro” con la Junta, porque “están esperando que el Gobierno se caiga para que no se levante”, si bien le ha advertido de que al Ejecutivo de PP-A y Cs aún le queda “mucho” tiempo de ejercicio.

Por su parte, el parlamentario del PP-A Bruno García ha defendido que el plan ‘Andalucía en marcha’ es “una muestra del Gobierno” andaluz de “querer formar parte de la solución” de la actual crisis del coronavirus y “una respuesta más” del Ejecutivo ante la “recesión” que ésta conlleva, al tiempo que ha destacado que nace “con voluntad de diálogo”. Pese a eso, ha lamentado que el PSOE-A “prefiere seguir con una voluntad de oposición destructiva”, ante lo que ha pedido a los socialistas que “abandonen la hipérbole y los insultos”, porque “es un momento para sumar”.

En representación de Ciudadanos (Cs), la diputada Mónica Moreno también ha criticado la actitud de la oposición ante la labor del Gobierno andaluz en esta pandemia, en la que lleva “siete meses sacando adelante medidas” de las que “prácticamente ninguna ha sido del agrado unánime” de la Cámara, aunque luego desde la oposición “vengan al Pleno a decir que van a arrimar el hombro”, según ha comentado antes de pedir a esos grupos que no apoyan al Ejecutivo de Juanma Moreno “ayuda para todos los andaluces” y “sensatez”.

Por parte de Adelante Andalucía, el parlamentario Diego Crespo ha opinado que el citado plan de la Junta “sólo es ponerle nombre a lo que ya hay o lo que tenía intención de realizar” el Gobierno de PP-A y Cs, al que ha acusado de tratar de “vender una especie de ‘Plan Marshall’ que no existe”, y de organizar una “puesta en escena grandilocuente para revestir un plan que no se sabe exactamente lo que es o cómo va a financiarse”, y que es un “gran ejercicio de propaganda”, según ha insistido.

Finalmente, el diputado de Vox Francisco José Ocaña ha expresado las “dudas” de su grupo, a partir de la “experiencia vivida en tiempos pasados”, por un plan que le retrotrae a la “Andalucía pretérita” de la anterior etapa de la administración socialista, por lo que ha preguntado al Gobierno de PP-A y Cs si “estamos ante palabras vacías de propaganda gubernamental”, al tiempo que ha reprochado al Ejecutivo que no le diera a conocer a Vox el plan antes de que lo presentara el presidente, Juanma Moreno, en el Palacio de San Telmo. “Hubiera sido muy apropiado”, según ha sostenido.