Opositores a bombero critican que las medidas contra el Covid-19 les perjudicaron

Denuncian que no fueron avisados de las condiciones de las pruebas previamente y exigen que se repitan de nuevo

Un grupo de opositores a bombero en Málaga ha criticado que las medidas anti-Covid-19 adoptadas para las pruebas físicas, entre las que se encuentra usar gel hidroalcohólico antes de trepar la cuerda o mascarilla en los circuitos, resultaron perjudiciales para su evaluación.

Uno de los opositores ha señalado a Efe que no fueron avisados de las condiciones de las pruebas previamente y no pudieron entrenar en base a esos cambios acometidos por la pandemia del coronavirus en la realización de las pruebas.

Esta fuente ha manifestado que sabían que entrarían al recinto con mascarilla e iban a administrarles gel hidroalcohólico en la entrada, pero desconocían que debían hacer las pruebas con la mascarilla puesta, lo que “resta capacidad física y visibilidad”, aunque los tiempos “eran los mismos”.

Además, las pruebas físicas se dividieron en dos grupos con cuatro días de margen, pero los de la primera tanda “pagaron los platos rotos” –aprobaron 6 de 38 aspirantes- y los del segundo, “que ya sabían lo que se iban a encontrar”, cambiaron la manera de entrenar para adecuarse, algo –a su juicio- “lógico, pero no igualitario”.

Sin embargo, según declara uno de los opositores del primer grupo, al segundo grupo se le dejó más tiempo entre “echarse el gel y trepar por la cuerda” y el tribunal fue más “benévolo con el cronómetro” además de dejar que probaran el circuito antes de la prueba, lo que –a su juicio- supone una “diferencia abismal”.

Por esta cuestión, una representación de los candidatos que no aprobaron la evaluación presentarán una denuncia, que corresponde a un contencioso administrativo e irá dirigido al tribunal de la oposición, para que se repitan las pruebas físicas en Málaga y se les avise de las condiciones de las pruebas.

El Ayuntamiento de Málaga, por su parte, asegura que la prueba de fuerza relativa (cuerda) fue superada por el 57,9 por ciento de los 38 aspirantes, mientras que la de agilidad fue superada por el 35,3 por ciento y añaden que “todos los aspirantes han concurrido en igualdad de condiciones”.

Por otra parte, fuentes del Sindicato Andaluz de Bomberos aseguran a Efe que el suelo donde se realizaron las pruebas deportivas presentaba “cierta inclinación” por la orografía del terreno, por lo que también se producían muchos resbalones a causa de la “poca adherencia” de éste.

Estas fuentes manifiestan que se ha puesto un tiempo “muy ajustado” para los ejercicios y “solo un intento”, asunto que no les parece “coherente” en la situación actual de la pandemia y con unas pruebas físicas “muy exigentes”.

Advierten de que el número de personas que han suspendido ha sido “elevado” y no se van a poder cubrir las 20 plazas vacantes “a no ser que bajen el nivel”, ya que “todavía quedan muchas pruebas” y recuerdan que tras las jubilaciones de varios bomberos en los años anteriores las vacantes no llegaron a ser cubiertas.