El año hidrológico finaliza con una precipitación acumulada un diez por ciento inferior a la media histórica

Las zonas donde se han registrado las lluvias más abundantes han sido la cabecera del río Guadalquivir y el sur de la provincia de Jaén

El año hidrológico en la cuenca del Guadalquivir ha finalizado con una precipitación media registrada de 541 litros por metro cuadrado (l/m3), un 10% inferior a la media anual de los últimos 25 años, que se sitúa en 598 l/m3, según se desprende del Informe elaborado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El año hidrológico 2019-2020, que finalizó el 30 de septiembre, ha sido más seco de lo normal, destacando los meses de diciembre, por especialmente lluvioso (138 l/m3), y febrero por extremadamente seco (1 l/m3), según ha informado la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por medio de una nota.

Desde el punto de vista de la distribución espacial, las zonas donde se han registrado las lluvias más abundantes han sido la cabecera del río Guadalquivir y el sur de la provincia de Jaén.

Con carácter general, ninguna provincia ha alcanzado la pluviometría media si atendemos a la precipitación recibida en el conjunto de los embalses.

En relación a las aportaciones a los embalses, las precipitaciones registradas en los últimos doce meses han generado unas aportaciones a los embalses de 1.948 hectómetros cúbicos (hm3), lo que supone una disminución del 48% respecto a la aportación media de los últimos 25 años.

El nuevo año hidrológico, que comienza este jueves, parte con un volumen embalsado de 2.546 hm3, lo que representa el 31,3% de la capacidad total de embalse. Esta cifra supone un 32,1% (1.208 hm3), menos que la media histórica de embalsado.

A pesar del déficit de precipitaciones, las reservas de agua almacenadas garantizan el abastecimiento para la población en los próximos tres años.