Juanma Moreno defiende que no recibió instrucciones de Génova para rechazar la orden ministerial

El presidenta andaluz, “convencido” de que Rajoy no estaba al tanto del espionaje a Bárcenas

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha asegurado este viernes que en ningún momento recibió una instrucción de la dirección nacional del PP de que votara en contra de la orden del Ministerio de Sanidad sobre restricciones a la movilidad en función de los casos de coronavirus, que fue aprobada el miércoles en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, aunque contó con el rechazo de algunas comunidades, entre ellas la andaluza.

“En ningún momento me dijeron desde Génova que votara que no. Nadie me llamó”, según ha sentenciado Moreno, en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press. Ha expuesto que la dirección nacional del PP no suele llamar para cosas así, entre otros motivos, porque sabe que él siempre va a defender, en este tipo de reuniones, los intereses de Andalucía por encima de cualquier otro.

Ha indicado que él forma parte de un proyecto común, como es el PP, pero tiene una “responsabilidad más alta e importante”, que es defender los intereses de los andaluces en cualquier foro. “Mi primera obligación es Andalucía y luego vendrá el partido”, según ha sentenciado Moreno.

Asimismo, Moreno ha indicado que, en ningún momento, el vicepresidente de la Junta de Andalucía y líder de Ciudadanos (Cs), Juan Marín, le ha trasladado “queja” alguna por el hecho de que se votara en contra de la orden ministerial. Ha manifestado que el martes se abordó un informe en el Consejo de Gobierno, previamente al Consejo Interritorial de Salud del miércoles, donde se exponía la posición de acuerdo con las recomendaciones del comité técnico-científico.

Ha explicado que Andalucía decidió votar en contra de la orden ministerial porque todo se ha llevado a cabo con una “enorme premura” por parte del Ministerio de Sanidad, sin que las comunidades hayan tenido tiempo de analizar la documentación.

Moreno ha lamentado que en esa orden ministerial, que sólo afectaría a doce de los más de 770 municipios andaluces, esto es, a los de más de 100.000 habitantes, no contemple otros criterios que la Junta de Andalucía puso sobre la mesa y que venían avalados por su comité técnico-científico, como el de la densidad de población.

En su opinión, ha faltado un “poco de finura” por parte del Ministerio de Sanidad, a cuyo titular, Salvador Illa, “las prisas le han podido más”, cuando la situación lo que requiere es de un “poquito de serenidad”.

En cualquier caso, el presidente andaluz ha insistido en que su Gobierno no seguirá los pasos del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid y no recurrirá la orden del Ministerio de Sanidad, que ayer ya fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Ha expresado su respeto a la decisión del Ejecutivo madrileño y ha opinado que en la orden del ministerio se percibe un “tufillo” de que las medidas están hechas ‘ad hoc’ para Madrid.

Juanma Moreno ha señalado que los ciudadanos quieren que nos pongamos de acuerdo lo antes posible y ha opinado que aún hay “margen para el acuerdo” entre el Gobierno central y la totalidad de comunidades, aunque todos tenemos que ser “más honestos y hacer un esfuerzo de ceder”. “Para llegar a un acuerdo todo el mundo tiene que ceder”, ha apuntado.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Andalucía y del PP-A, Juanma Moreno, se ha declarado “convencido” de que el expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy no estaba al tanto del espionaje al que fuera tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, porque, según ha indicado, “siempre” le ha parecido que el que fuera líder nacional de los ‘populares’ es “una persona honesta”. Moreno se ha pronunciado así a propósito de la denominada ‘Operación Kitchen’, el operativo que supuestamente se montó desde el Ministerio del Interior en la etapa del ‘popular’ Jorge Fernández Díaz para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y recabar pruebas que pudieran implicar a dirigentes del PP.

A la pregunta de si cree que Rajoy “estaba al tanto del espionaje a Bárcenas”, el presidente del PP-A ha respondido, “con la máxima honestidad”, que le “cuesta mucho trabajo pensar eso”, y al respecto ha agregado que ha podido “trabajar” con el que fuera presidente del Gobierno y líder nacional del PP “en distintas etapas, y siempre me ha parecido una persona honesta”.

“Por tanto, a mí me cuesta mucho trabajo creer” que Rajoy estuviera al tanto de ese espionaje, ha insistido Moreno antes de sentenciar que está “convencido de que no ha sido así”.

En cambio, al ser preguntado por el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, Moreno ha respondido que con él no ha tenido “el trato, ni el conocimiento ni la relación personal” que con Rajoy, pero en todo caso ha apelado a la “presunción de inocencia” y a “colaborar al máximo con la Justicia”, y que ésta “ejecute su enorme capacidad y potencial para esclarecer los hechos y condenar a los responsables”.

“Si eso -lo que se investiga en la ‘Kitchen’- ha sucedido y hay responsabilidades, tienen que pagar por ello”, ha subrayado Moreno, que ha reconocido además que, para un dirigente del PP, es “una losa terrible” que no se acaben de cerrar presuntos casos de corrupción como la ‘Gürtel’ o la ‘Kitchen’.

Es “una losa terrible para todos, porque al final te pesa y te lastra, y sobre todo te aburre”, ha añadido el presidente de la Junta y del PP-A, que ha lamentado que los ‘populares’ se ven “atrapados en un círculo vicioso que es terriblemente complejo”.

Ha apostillado que aunque “hay otras fuerzas políticas que también tienen casos de corrupción política terrible”, como se ha visto “en Andalucía con el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE)” irregulares, “parece como si (esos partidos) hubieran pasado página”, y “nosotros estamos en un ‘dejà vu’ permanente”, según ha lamentado Moreno, que ha concluido que a él “personalmente” le “entristece cada vez que sale una información” como las relativas a la ‘Kitchen’, que “te desmotiva y te incomoda enormemente”, según ha zanjado.