El Hospital Virgen del Rocío manipula el sistema inmune para destruir un cáncer

El ensayo, en Fase I, ha permitido dar de alta a la primera paciente gracias a esta terapia de “vanguardia” en Europa y que abre una puerta a la manipulación genética de linfocitos T para destruir tumores en huesos o músculos

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla lidera un ensayo clínico que supone manipular el sistema inmune de un paciente y programarlo para que destruya algunos cánceres de la sangre, como el linfoma difuso de células grandes o leucemia aguda linfoblástica, lo que supone un “hito europeo”.

El hospital explica en un comunicado que el ensayo, en Fase I, ha permitido dar de alta a la primera paciente que se ha beneficiado de esta terapia, que califica de “vanguardia” en Europa y que abre una puerta a la manipulación genética de linfocitos T para destruir tumores en huesos o músculos.

Esta técnica, conocida como terapia TCAR, se ha aplicado a una paciente diagnosticada con un sarcoma sinovial, un tipo de cáncer poco frecuente que suele aparecer cerca de articulaciones grandes de las extremidades o en la garganta, que es maligno y frecuentemente afecta a pacientes jóvenes.

“Es una enfermedad agresiva con gran capacidad de desarrollo de metástasis, lo que ensombrece mucho el pronóstico de los pacientes”, señala el centro sanitario.

Este tratamiento “marca un antes y un después en el uso de la inmunoterapia celular frente al cáncer, ya que abre la puerta a que se estudien sus efectos positivos en otras neoplasias con mayor incidencia en la población, como los cánceres de pulmón”, para lo que ya hay ensayos clínicos, asegura el hospital público andaluz.

Esta técnica supone utilizar los linfocitos que se obtienen de la sangre del propio paciente mediante una técnica que se denomina aféresis, tras lo cual estos linfocitos T se modifican genéticamente en salas blancas y se transfunden de nuevo al paciente con el objetivo de que sean capaces de detectar y destruir las células tumorales.

Para ello colaboran las unidades de Hematología y de Oncología Integral y también hay especialistas en Cuidados Intensivos, Neurología o Inmunología, todos ellos coordinados por un Comité de Terapia Celular.

El sarcoma curado a la paciente tiene actualmente como opciones de tratamiento sesiones de quimioterapia, y el coordinador de esta enfermedad en el hospital, Javier Martín Broto, afirma que “el desarrollo de proyectos de investigación y de ensayos clínicos en sarcomas es la única manera de encontrar nuevas opciones de tratamiento para estos pacientes”.

En el centro se diagnostican y atienden cada año más de 300 pacientes con algún tipo de sarcoma, de los 74 descritos, que pueden aparecer tanto en tejidos blandos como en los huesos. EFE

mrr/vg