Cosentino lanza una colección icónica de Silestone creada a partir de la tecnología exclusiva HibriQ+

La nueva serie de colores Loft está inspirada en los barrios industriales internacionalmente conocidos de Camden, Poblenou, Seaport, Nolita y Corktown

Cosentino, la multinacional líder global en la producción y distribución de superficies innovadoras para el mundo de la arquitectura y el diseño, ha presentado hoy a nivel mundial su una nueva colección Silestone Loft creada a partir de la exclusiva y pionera tecnología HybriQ+, diseñada por la empresa.

La presentación, celebrada vía online por primera vez para garantizar las medidas de seguridad necesarias derivadas de la crisis del coronavirus, ha sido dirigida por Pilar Navarro, del departamento de comunicación, y ha contado con la intervención de Santiago Alfonso, vicepresidente de Marketing y Comunicación; Alba Gilabert, product Manager de Silestone; y Valentín Tijeras, vicepresidente de I+D y Producto.

Para Santiago Alfonso, “HybriQ+ supone un importante salto cualitativo en la evolución de la marca Silestone y la pone en un nivel superior”. Esta “herramienta” se traduce en un nuevo proceso productivo marcado por el compromiso medioambiental de la compañía y su apuesta por la economía circular y la gestión sostenible. “Es una importante contribución a las condiciones de higiene, seguridad, medio ambiente, tranquilidad de clientes y trabajadores y de sostenibilidad que está presente en toda la cadena de valor de la empresa”, asegura el vicepresidente de Marketing.

De esta forma, en la fabricación de Silestone, además de contar con los hitos medioambientales propios de Cosentino como el uso de un 99 por ciento de agua reciclada o el cien por ciento de energía renovable, se utilizan materias primas recicladas como vidrios o espejos reutilizados.

Por otro lado, Valentin Tijeras señala que para llevar a cabo tanto la nueva colección como la tecnología HibryQ+, se ha realizado “un esfuerzo titánico”. En cifras, se ha invertido de forma directa "doce millones de euros en el desarrollo de HybriQ+, con un sobrecoste tres millones de euros al año. En cuanto a esfuerzo humano, ha habido un equipo de diez personas a tiempo completo, aunque el esfuerzo transversal ha contado con más equipos, por lo que los costes indirectos podrían sumar, incluso, el doble que la inversión directa.

La tecnología HybriQ+ destaca además por contar con una nueva formulación en la composición, donde se reduce en gran medida la presencia de sílice cristalina. En su lugar, se emplea una formulación híbrida de materias primas minerales y recicladas.

Esta reformulación de materias primas permite además al material alcanzar nuevas propiedades estéticas y de diseño, manteniendo la calidad y la belleza que han definido siempre a Silestone, así como su garantía de 25 años.

Con ello, además de consolidar la apuesta de Cosentino por la sostenibilidad y la economía circular, la multinacional alcanza de nuevo un hito dentro del sector que cambia el paradigma de la categoría de superficies de cuarzo.

Al reducir la presencia de cuarzo en la composición de Silestone en estos nuevos colores, Cosentino se anticipa a los requerimientos de futuras legislaciones y normas más restrictivas que aconsejan la disminución del uso de sílice.

Cosentino desarrolla con HybriQ+ una nueva generación de Silestone mucho más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, fruto de un intenso trabajo de más de tres años llevado a cabo por los equipos de Innovación, Producto, Producción, Calidad, Compras y Medio Ambiente de Grupo Cosentino, según ha informado la multinacional.

Así las cosas, Alba Gilabert, incide también en la importancia de la sostenibilidad en los nuevos diseños de Silestone. Para la Product Manager, “los consumidores demandan productos respetuosos con el medio ambiente, algo que hemos conseguido definitivamente a día de hoy”.

Esta innovación se da a conocer por primera vez, y por el momento de forma exclusiva, con la nueva serie de colores Loft de Silestone, una colección de cinco colores de estética industrial.

Cinco barrios, cinco nuevos colores

El origen de este estilo se remonta a mediados del siglo XX cuando diferentes barrios neoyorkinos vieron cómo sus instalaciones fabriles, grandes talleres y almacenes abandonados se convertían en viviendas diáfanas o en los denominados, a partir de entonces, lofts.

Siguiendo esa línea visual del pasado y del presente nacen Camden, Poblenou, Seaport, Nolita y Corktown, los nuevos colores de Silestone.

Serie Loft de Silestone

Poble Nou (Barcelona)
En palabras de Gilabert, "un color que huele a sal y te traslada a esa zona del mediterráneo”. Es acogedor porque, aunque tiene una base grisácea, combinas con espacios “muy vividos” con materiales naturales.
Este barrio recuerda a Cosentino a esa estética mediterránea “en contacto con el mar y la luz”, colores que casi se pueden ver a través de ellos. Según Tijeras, la creación de este color ha supuesto un reto tecnológico “muy grande” al trabajar con nuevas materias primas.
Camden Town (Londres)
Espíritu joven, con aspecto inacabado, para espacios creativos. Se puede combinar con colores naturales.
Este color Camden no refleja la luz, pero al mismo tiempo ostenta mucha personalidad. Es un “material imperfecto pero perfecto en su imperfección”.
Seaport (Nueva York)
Seaport logra conseguir ese efecto de cemento pesado. Igual que Poblenou lleva a una zona muy cálida, este se traslada al concepto más puro del ámbito industrial.
Diseño más gamberro, aleatorio en el diseño, cementos desgastados que recuerdan a un puerto de Nueva York. Es un Silestone renovado, ideal para nuevas propuestas para locales comerciales.
Nolita (Nueva York)
Es un color cercano, blanco, tradicional e innovador a la vez. De diseño “aristocrático”, tremendamente sofisticado en la forma de producirlo. El resultado es completamente elegante y sutil.
Corktown (Detroit)
Un color creado para que se adapte a esos espacios más maduros y especiales. Reinvención. Es una ciudad que se está teniendo que reiventar por la crisis de las empresas automovilísticas que ya no tienen el mismo papel en la sociedad. Desde Cosentino han querido hacer apuesta para sacar adelante una corriente que no es tan común. Para Tijeras, “es un color que tiene una riqueza de efectos perfectos”.

En definitiva, la colección conmemora a cinco icónicos barrios del mundo con una marcada historia y estética industrial, fijada en la espina dorsal de sus calles, edificios, mobiliario urbano y, también, en la decoración interior de sus numerosas casas, haciendo que éstas se conviertan en auténticas extensiones del propio exterior.