Velasco aboga por una política “agresiva” de gasto público a favor de las empresas y los trabajadores

La Junta aprobará este martes una línea de ayudas “a fondo perdido” para pymes industriales con al menos un 25 por ciento de pérdidas en el primer semestre

El consejero de Transformación económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, ha defendido este martes que, en el contexto actual marcado por la crisis del coronavirus, “no hay alternativa” al mantenimiento de una política “agresiva” de gasto público que beneficie tanto a pequeñas y medianas empresas como a trabajadores sometidos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Así lo ha trasladado el consejero en una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, en la que ha sostenido que “ahora mismo lo que hay que hacer es gastar, gastar, gastar sin parar”, aunque “lógicamente en cosas sensatas y que tengan sentido”, según ha apostillado antes de argumentar que, “si no gastamos ahora, puede ocurrir como en 2008”, cuando hubo “una recesión a nivel mundial que afectó a España”, pero donde, además, se tomaron “medidas restrictivas” por parte de los gobiernos tanto del PP como del PSOE que crearon “una crisis dentro de la crisis general”.

“Eso no podemos volver a repetirlo”, según ha advertido el consejero, quien ha apostado así por “mantener el ritmo” de inversión en cuestiones fundamentales como la sanidad, la educación y el “gasto social” y, “en la medida en que sea posible, también en infraestructuras”.

Cuando “la situación se estabilice”, según ha agregado Velasco, “será momento de ir paulatinamente revisando la política fiscal, reduciendo el gasto y, si las circunstancias desde el punto de vista fiscal son muy malas, incluso plantearse la subida de algún impuesto con carácter transitorio”.

Pero “en estos momentos no hay alternativa a una política de gasto agresiva para que pymes no desaparezcan y los trabajadores de los ERTE continúen con su actividad”, según ha remachado Rogelio Velasco, quien ha subrayado que “queda bastante tiempo para derrotar al coronavirus”.

En esa línea también, ha puesto de relieve que por parte de los gobiernos en España y Andalucía se han adoptado “medidas excepcionales para evitar el cierre de empresas pequeñas y que personas en empresas con dificultades no vayan a la calle”, y al respecto ha valorado el importante papel de los ERTE, aunque sea con carácter “transitorio”.

Ha apuntado que, “cuando llegue el 31 de diciembre, el Gobierno central y el andaluz evaluarán la situación y, si consideran necesario que hay continuar ayudando a pymes y trabajadores”, está “seguro de que se va a hacer”.

De hecho, ha avanzado que el Consejo de Gobierno andaluz aprobará en su reunión de este martes una nueva línea de subvenciones “al 100%” y “a fondo perdido” orientada a pymes del sector industrial que tengan entre nueve y 250 trabajadores, y cuyas ventas, durante el primer semestre de este año, se hayan reducido al menos un 25% respecto al mismo periodo de tiempo del año pasado.

EL VALOR DE LA ESTABILIDAD

El consejero de Economía también ha defendido la importancia de la “estabilidad” para que los empresarios inviertan, porque “las empresas necesitan ver un escenario que es cierto”, y “lo peor es la incertidumbre”, según ha comentado antes de señalar que, por eso, “es muy importante que se cuente con un gobierno estable, sólido, que sea creíble, que transmita prudencia y optimismo”, y ha opinado que, en el Gobierno central de PSOE y Unidas Podemos, eso no está ocurriendo, porque “no está transmitiendo confianza”.

En cambio, ha contrapuesto esa circunstancia con la del Ejecutivo “estable” de la Junta de Andalucía que conforman PP-A y Ciudadanos (Cs) y que “está intentando transmitir tranquilidad, seguridad, a las familias”.

Con todo, ha advertido también de que “el entorno internacional tiene que favorecer que podamos crecer, y en este momento no hay estabilidad en grandes mercados de los que dependen empresas españolas y andaluzas”, si bien ha expresado su “esperanza” en que, de aquí “a finales de año, el panorama se vaya aclarando”, el crecimiento negativo se reduzca y “podamos afrontar el primer trimestre del año 2021 con mayor optimismo”.

Al hilo, ha señalado que la Junta maneja una “horquilla” de estimaciones sobre el crecimiento de la economía para este año que alcanzaría una tasa negativa de “entre el 10 y el 12%”, si bien el año que viene habría “un rebote de entre el 5 y el 7%”.

Al respecto, ha querido destacar que esta crisis económica no se ha generado por una guerra o un terremoto “que obligue a la reconstrucción de infraestructuras a escala masiva”, sino que deviene de un virus, por lo que “las infraestructuras siguen aquí”, al igual que “nuestra formación, nuestro conocimiento, el saber hacer”, de ahí que se declare “convencido de que, en cuanto la pandemia se controle, el rebote va a ser muy fuerte” en lo que respecta a la economía.

También ha defendido que Andalucía necesita llevar a cabo “una transformación productiva”, que dote de “mayor peso a la industria”, y que ésta sea “exportadora”, así como ha defendido que la labor de “nuevas empresas que operen en el sector del medio ambiente y la digitalización resultan claves para la modernización de la economía andaluza”.

En esa línea, ha indicado que, “a pesar de las restricciones que nos impiden viajar” ahora mismo al extranjero por la pandemia, por parte de su consejería siguen “muy activos por videoconferencia contactando con fondos de inversión y directamente con empresas industriales” para atraer inversión extranjera a Andalucía, y está “deseando de que la situación se normalice para ir en persona” a los países donde operan esas firmas para tratar de atraerlas a la comunidad, algo sobre lo que se declara “optimista”.

Imprimir