Serrano, ex director de IDEA, alega que sólo firmó un mero “trámite” de Acyco con aval previo

Asegura que la asesoría jurídica, el departamento de Finanzas y la Secretaría General dieron su “parecer positivo”

Primera sesión de la vista oral del juicio por las ayudas concedidas a la empresa Aceitunas y Conservas (Acyco) con cargo a los ERE presuntamente irregulares
Sesión de la vista oral del juicio por las ayudas concedidas a la empresa Aceitunas y Conservas (Acyco) con cargo a los ERE presuntamente irregularesEduardo Briones Europa Press

El ex director general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA, antiguo Instituto de Fomento de Andalucía IFA) Miguel Ángel Serrano ha declarado este miércoles como acusado en el juicio que celebra la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla sobre las subvenciones autonómicas concedidas a la empresa de Dos Hermanas Aceitunas y Conservas (Acyco), una pieza separada de la macro causa de los expedientes de regulación de empleo (ERE) presuntamente fraudulentos o innecesarios y las ayudas supuestamente arbitrarias y sin publicidad financiados con cargo a los fondos autonómicos.

Miguel Ángel Serrano, condenado a seis años y medio de cárcel y 17 de inhabilitación en la sentencia de la Sección Primera por el denominado como “procedimiento específico” mediante el cual eran financiadas las subvenciones para los ERE o las ayudas directas a empresas, ha admitido preguntas de todas las partes personadas salvo las de la acusación popular que ejerce el PP.

Serrano Aguilar, para quien la Fiscalía reclama ocho años de prisión y otros 20 de inhabilitación por esta causa, ha rememorado que ostentó la Dirección General de la Agencia IDEA entre 2004 y 2008 y ha defendido que no conocía a la empresa Acyco ni a ninguno los miembros de esta entidad, que allá por 2003 promovió un ERE para extinguir 35 puestos de empleo mediante prejubilaciones “en condiciones muy favorables” y financiadas por la Administración andaluza, según palabras del testimonio de uno de los responsables de la sociedad también acusado en esta causa.

Su única relación con esta causa judicial concreta, según ha manifestado, se reduce a una adenda que firmó “escasas semanas” después de desembarcar en el puesto, “para resarcir” los 210.000 euros anticipados por la asociación 3 de Julio de trabajadores de Acyco para “activar” la póliza correspondiente a las prejubilaciones acordadas en el ERE. Al punto, ha precisado que ni siquiera leyó el convenio correspondiente al citado ERE y previo a su llegada a la Dirección General de IDEA.

Según el que fuera director de Recursos Humanos de Acyco Gabriel Barrero Raya, acusado en este juicio, dicho anticipo habría sido solicitado por el entonces directivo de Vitalia Jesús Bordallo, también acusado en esta vista oral.

En ese sentido, Miguel Ángel Serrano ha defendido que aquella adenda le fue presentada como un “puro trámite” ante el cual ni la asesoría jurídica de IDEA, ni el departamento de Finanzas ni la Secretaría General de la entidad habían puesto “inconvenientes”, porque además no implicaba “incremento de los gastos” previstos para las citadas prejubilaciones.

Señalando que en su gestión se apoyaba en la “estructura” y el equipo de IDEA, conformado por “gente capaz”, pues su formación es de ingeniero naval, Miguel Ángel Serrano ha defendido que aquella adenda contó con el “parecer explícito y positivo” de las citadas instancias de IDEA y “absolutamente” nadie le alertó de ninguna incidencia.

A tal efecto, ha negado conocer cualquier aspecto relacionado con la factura elevada a la Administración andaluza para el pago de los citados 210.000 euros y ha asegurado que “en ningún caso” supo que el pago realizado merced a dicha adenda superase finalmente los 240.000 euros, pues IDEA realiza “miles de pagos” al año y como director general él no era informado de cada uno de ellos a menos que se tratase de cuantías de “millones” de euros.

Insistiendo en que no conocía esa “diferencia” entre la cuantía fijada en la adenda y la formalizada en el pago, ha rememorado un “error material” cometido por IDEA durante su etapa, con el abono de cinco millones de euros por un concepto por el cual la cuantía a ingresar era de 500.000 euros, extremo que supuso “un disgusto” en la entidad.

Así, ha negado que durante su etapa recibiese “escrito” alguno por parte del ex director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía Francisco Javier Guerrero, también condenado por la Sección Primera por el denominado como “procedimiento específico”, acusado igualmente en este juicio y recientemente fallecido víctima de una neumonía.

En resumen, ha defendido que más allá de dicha adenda, que le fue presentada como un “puro trámite” que contaba con el “parecer explícito” de las instancias de IDEA, no fue autor de ninguna otra “resolución, papel o correo electrónico” que le relacionase con Acyco o las subvenciones destinadas a dicha empresa, descartando además que participase en ninguna reunión vinculada a tal entidad.

Tras firmar aquella adenda, según ha insistido, durante su etapa como director general de IDEA no volvió a “saber absolutamente nada más” de Acyco. “Lo único que sé de Acyco es lo que se me puso por delante (para firmar) como un puro trámite”, ha insistido.

Imprimir