La Junta habla ya de la «tercera ola» de la covid

Los hospitalizados aumentan en 632 en una semana y hay casi dos mil ingresados. Treinta personas han muerto en 24 horas

Un hombre con mascarilla y ropa deportiva camina por un parque sevillanoMaría José López Europa Press

Dos provincias continúan acumulando la mitad de los nuevos infectados por covid detectados en Andalucía. En la última semana se han notificado casi 13.900 casos en toda la región, a los que se suman los 3.378 positivos comunicados ayer por la Consejería de Salud y Familias. La mitad se localizan en Sevilla y Granada, donde las restricciones para tratar de contener la pandemia se están endureciendo. El viernes por la noche se publicó un BOJA extraordinario ordenando el cierre perimetral de la capital granadina y de una treintena de municipios de su cinturón metropolitano, y el toque de queda decretado por la Junta será efectivo en cuanto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) apruebe la petición. La situación, no obstante, podría cambiar si finalmente hoy el Gobierno decreta –como las comunidades esperan – el estado de alarma de nuevo. Esto dotaría a las autonomías del marco jurídico para adoptar decisiones drásticas encaminadas a frenar los contagios sin la necesidad de esperar a la aprobación del Alto Tribunal, con la consecuente demora de plazos que conlleva.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue muy contundente en su comparecencia inesperada del viernes sobre la crudeza de la crisis sanitaria, pero la decepción se extendió por los gobiernos regionales al no anunciar ninguna medida extraordinaria. Todos esperan que el Consejo de Ministros de este domingo suponga un paso adelante en la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo.

En Andalucía, la jornada del sábado deparó datos preocupantes también en las hospitalizaciones: los pacientes ingresados con covid rozan los dos mil y fallecieron treinta –once de ellos en Sevilla–. En una semana, han aumentado en 632 los hospitalizados. A este ritmo de crecimiento –90 diarios–, al final de la semana que viene se rozaría la peor cifra de ingresados durante la pandemia, alcanzada a finales de marzo.

La Junta ha ido endureciendo en los últimos días su discurso, a medida que la situación empeoraba, y el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, aseguró ayer que Andalucía no puede ir al ritmo del virus ni con la lentitud del Gobierno de España. En su opinión, «tenemos tenemos que ir más rápido» porque la clave en los últimos meses, para una evolución menor que el resto de España, habría sido la anticipación. De esa forma justificó el cierre perimetral y el toque de queda en Granada y en sus treinta y dos municipios metropolitanos y advirtió de que «en base a la evolución que tengamos en los próximos días no descartamos ampliarlo a otras provincias».

En declaraciones a los periodistas en Benahavís (Málaga) recogidas por Efe, el dirigente popular explicó que la Delegación Provincial de Salud de Granada ya ha dejado lista la restricción de movilidad nocturna, el toque de queda, para la capital y 32 municipios entre las 23:00 horas y las 6 de la mañana y va a durar en principio catorce días. Entrará en vigor al día siguiente de que llegue la autorización del TSJA, «por tanto la norma ya está publicada y esperando a que el alto tribunal se pronuncie para poder aplicarla o el posible decreto del estado de alarma del Gobierno de España, que parece que puede que lo decreten mañana (por hoy)». Para endodo, «Andalucía vive hoy una tercera ola» ya que la primera fue en marzo, con un pico el día 30, y que la segunda, más leve y moderada, se adelantó y ha sido a mediados de agosto hasta la mitad de octubre.

Por su parte, el alcalde de Granada, Luis Salvador, valoró ayer la medida decretada por la Junta para restringir el movimiento ciudadano y admitió que «son medidas duras», pero que se toman «por el bien común». «Son medidas complicadas, pero que hay que sacar adelante con la colaboración del conjunto de los ciudadanos», aseguró Salvador, que pasó la covid hace unas semanas.