La Junta abre la puerta a un nuevo confinamiento ante la escalada de ingresos

Marín cree que España «va por el camino» que siguen Francia, Alemania o Portugal

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan MarínMaría José López Europa Press

Andalucía superó el lunes el pico de hospitalizados por coronavirus de marzo y las alarmas han saltado en la Junta, abriendo así la puerta a un nuevo confinamiento domiciliario. Así lo expresó el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, remarcando que España «va por el camino» que están siguiendo países de su entorno como Francia, Alemania o Portugal, que ya han anunciado confinamientos entre su población para reducir la propagación del Covid-19, por eso teme que «en los próximos días, esas decisiones pueden llegar» al país.

En una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, Marín se mostró convencido de que cualquier decisión que se pueda tomar para frenar el Covid-19 «va a ser entendida por la ciudadanía», de modo que «si siguen aumentando los contagios y la presión hospitalaria, no descartaría ningún escenario».

«El confinamiento ya lo sufrimos de marzo a junio, si tuviera que volver, siempre va a ser en base a los criterios de los expertos en Andalucía, y espero que en el conjunto del país», agregó. En la misma línea, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en su cuenta de Twitter, señaló que «el miércoles –cuando anunció las nuevas medidas que adoptaba la Junta para intentar contener los contagios– avancé que superaríamos pronto el récord de hospitalizaciones y hoy –por el lunes– es el día con más personas en los hospitales desde el inicio de la pandemia», lamentó antes de avisar de que «debemos extremar la prudencia y la responsabilidad» porque «si la situación no mejora, habrá que tomar medidas más difíciles».

Sobre las protestas que se han sucedido en diferentes ciudades en contra las últimas restricciones adoptadas como el toque de queda, Marín consideró que están protagonizadas por «delincuentes que aprovechan una situación como la que vivimos para hacerse notar y para llevar a cabo sus fechorías».

Defendió que la violencia «nunca puede estar justificada desde ningún posicionamiento político» y que se está viviendo una situación extraordinariamente complicada «como para que esto se pueda permitir», toda vez que condenó los altercados y trasladó su apoyo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. «Son sencillamente delincuentes a los que hay que perseguir, detener y hacer caer sobre ellos todo el peso de la ley, no creo que ningún político ampare estos actos».