Dos funcionarias aseguran haber visto «enseguida» intrusos en el ERE de Acyco

Declaran que el expediente les llegó «muy desordenado» e «incompleto» y que en él no vieron ninguna petición formal de ayuda de la empresa o sus trabajadores

Dos funcionarias de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía que revisaron el expediente de regulación de empleo (ERE) de Acyco, financiado con fondos públicos gestionados por la Dirección General de Trabajo, vieron «enseguida» que dos personas incluidas en la póliza de las prejubilaciones nunca trabajaron en esa empresa. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, que está enjuiciando los 2,9 millones que la Administración andaluza concedió a Acyco en 2003, ha oído hoy el testimonio de las autoras de un informe elaborado en 2011 a instancias del entonces viceconsejero de Empleo, Justo Mañas, para detectar posibles «incidencias» en varios expedientes de ayudas sociolaborales.

Las dos testigos han confirmado que el expediente de Acyco les llegó «muy desordenado» e «incompleto» y que en él no vieron ninguna petición formal de ayuda de la empresa o sus trabajadores, ninguna resolución administrativa de la concesión de la ayuda, ninguna certificación de que la empresa estuviese al día con Hacienda y la Seguridad Social, ningún informe del gabinete jurídico de la consejería ni ningún informe de seguimiento de la subvención.

Además de esta ausencia de documentos, una de las testigos ha sumado que el expediente y todos los que chequeó a instancias del viceconsejero habían sido llevados «personalmente» por el director general de Trabajo de turno. «Nunca vi la firma de ningún funcionario. Ningún jefe de servicio firmó las resoluciones de concesión de las ayudas para que luego las firmase el director general», ha dicho.

En concreto la que fue coordinadora de la Secretaría General Técnica, quien ha ratificado el informe del que fue instructora, ha admitido que «nunca había visto un expediente así». «No sabíamos que existía ese tipo de pólizas. Me sorprendió toda la documentación en general, estaba muy desordenada», ha recalcado en sede judicial.

La otra autora del informe, jefa de servicio de Administración General y Contratación en la Consejería de Empleo, ha indicado que no recibieron instrucciones expresas de detectar intrusos, pero que “enseguida” vieron que los había y ha confesado que “era muy desagradable” porque la noticia salía al mismo tiempo “en la prensa”.