Descarticulan una red que introducía hachís por las costas de Huelva y el Guadalquivir e intervienen hasta un arma de guerra

Detienen a 18 personas y localizan 1.470 kilos de droga y trece armas, seis cortas y siete largas

La Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva que introducía hachís por las costas de Huelva y por el río Guadalquivir mediante embarcaciones, una operación denominada “Blandiente” y en la que se ha detenido a 18 personas y se han intervenido 1.470 kilos de hachís, así como seis armas cortas y siete largas, entre ellas un arma de guerra, tras 16 registros en las provincias de Málaga, Cádiz, Alicante y Almería.

Según concreta la Benemérita en una nota de prensa, también se ha incautado de 35 vehículos, de los cuales tres han sido recuperados, ya que habían sido robados en París. Además, en uno de los fardos de la droga se detectó un geolocalizador que había ocultado la organización.

La investigación se inició cuando se tuvo conocimiento de la existencia de un grupo que podrían estar introduciendo a la Península Ibérica hachís por las costas de Huelva y por el río Guadalquivir. Tras establecer un dispositivo de vigilancia, los agentes detectaron que este grupo venía de fuera de Andalucía para realizar el alijo y se volvían a su lugar de residencia.

La organización contaba con dos grupos, uno logística y otro operativo. El primero, además de la financiación, facilitaba alojamiento y vehículos para los traslados y eran los que viajarían a Marruecos para entregar el geolocalizador.

Los presuntos jefes de la organización eran tres: O. R. L. C., residente en Elche (Alicante), dedicado al sector inmobiliario e investigado por financiar las operativas de narcotráfico y encargarse de la seguridad y medios técnicos; D. A. S., quien, además de supuestamente financiar las operaciones, se encargaba del alojamiento del grupo operativo y, junto con el anterior, de la logística. Residía en Santa Pola (Alicante); y R. K., quien viajaba frecuentemente a España, pero tiene su residencia en París. Presuntamente, se encargaba de la parte operativa, proporcionaba los vehículos robados y además tenía dos empresas dedicadas al alquiler de vehículos.

“Modus operandi”

Los investigadores tuvieron conocimiento que la organización realizaba las gestiones en Marruecos y un componente se trasladaba para introducir el geolocalizador. Cuando R. K. decidía por donde realizar el alijo, los encargados de logística preparaban el transporte y el alojamiento.

Los miembros del grupo operativo procedentes de Francia y de Alicante se desplazarían al lugar del alijo, costas de Huelva o en el Guadalquivir. Los componentes de la red tomaban grandes medidas de seguridad e iban fuertemente armados. Los desplazamientos del grupo operativo lo realizaban en vehículos potentes y con gran capacidad de carga.

Cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento del “modus operandi”, así como de los componentes de la organización y su función dentro de ella, se llevaron a cabo, previa autorización del juzgado número 14 de Málaga, 16 registros en las provincias de Málaga, Cádiz, Alicante y Almería.