El Gobierno andaluz cierra todos los municipios y la actividad no esencial desde las seis de la tarde

En Granada el parón de la hostelería será total, dada la elevada incidencia de la covid. El toque de queda se amplía desde las 22:00 horas hasta las 7:00 en la comunidad y las clases universitarias serán «on line»

Sacudirse el coronavirus va a costar. En su intento de hacerlo, el Gobierno andaluz ha adoptado nuevas medidas que tienen un triple objetivo: salvar vidas, evitar el colapso del sistema sanitario e intentar recuperar la actividad económica lo antes posible. Ha sido el presidente de la Junta, el popular Juanma Moreno, quien ha vuelto a dar un paso adelante para explicarlas. Ha anunciado en una conferencia virtual que, tras escuchar las recomendaciones del Consejo de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, han decidido mantener el cierre perimetral de la comunidad dos semanas más, hasta el lunes 23 de noviembre y que, a partir de la medianoche del lunes al martes, queden confinados todos los municipios de Andalucía, de los que sólo se podrá entrar y salir por causa justificada.

En cuanto a la limitación de la movilidad nocturna, el conocido como toque de queda, se adelantará a las 22:00 horas de la noche y se prolongará hasta las 07:00, con lo que se incrementará en dos horas respecto al que se había implantado. Junto a éste, a partir del martes, se limitará toda actividad no esencial desde las 18:00 horas de la tarde en la totalidad de la región, excepto en la provincia de Granada, donde, debido a su incidencia acumulada, 1.194 casos por cada 100.000 habitantes, se paralizará del todo. Las puertas de los negocios se cerrarán allí. De hecho, Moreno ha pedido a los granadinos que practiquen un confinamiento voluntario y que sólo salgan para lo imprescindible.

¿Qué se considera actividad esencial? La respuesta a esa pregunta viene marcada por la Orden de 8 de noviembre de 2020, por la que se modulan los niveles de alerta 3 y 4 como consecuencia de la situación crítica epidemiológica derivada de la covid-19 en la comunidad de la Consejería de Salud y Familias publicada ya en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Se puede consultar en esta dirección: https://www.juntadeandalucia.es/boja/2020/577/BOJA20-577-00009-13583-01_00180844.pdf

A lo ya expuesto, el máximo dirigente del Ejecutivo autonómico ha añadido que el resto de las restricciones que arrancaron el pasado 30 de octubre en la región, se prorrogarán durante el día de mañana para facilitar el tránsito hacia las nuevas directrices. En el ámbito educativo, garantizó que seguirán abiertos los colegios, institutos y academias de idiomas, por lo que podrá haber desplazamientos entre municipios por ese motivo, pero en la universidad las clases se impartirán de forma «on line», salvo las prácticas y la experimentación que requieran presencia física.

Hay otro límite que no se tocará: las reuniones tanto en el ámbito público como el privado serán de un máximo de seis personas, cuando no sean convivientes. Lo que sí se pospondrá es la realización de exámenes presenciales de procedimientos de selección de la Administración de la Junta, es decir, las oposiciones.

El presidente andaluz ha admitido que la Junta no es partidaria por ahora del confinamiento domiciliario, que ha de ser, a su juicio, la última opción a aplicar si hubiera un colapso de la sanidad, si bien cree que el Ejecutivo central debería prever esa posibilidad para que las comunidades pudieran recurrir a ella en caso de ser necesario. «Echo en falta un liderazgo del Gobierno de la nación», ha lanzado Moreno, para lamentar que el Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez haya «abdicado de una responsabilidad muy importante en materia de liderazgo, coordinación y planificación en el peor momento, en plena pandemia». Más allá de Madrid, la Junta está apurando el margen de maniobra que tiene en el actual Estado de alarma para intentar llegar en las mejores condiciones posibles al umbral del «15 de diciembre» y a las Navidades.

Hecho el dibujo de situación, el presidente ha avanzado que trabajarán con el sector de la hostelería, la restauración y el comercio en un plan de rescate que amortigüe «el golpe» con varios ejes: créditos blandos, ayudas directas y exenciones y bonificaciones fiscales. Para más concreción habrá que esperar, pero en ese punto ha instado al Gobierno estatal, a los ayuntamientos y a las diputaciones a acordar conjuntamente un «gran paquete de medidas».