La Junta cifra en hasta 1.500 millones el impacto de las nuevas medidas anticovid

Marín asegura que se estudia una línea de ayudas para cubrir gastos de alquiler y de suministro eléctrico, mientras los comerciantes y hosteleros alzan la voz ante unas restricciones «desproporcionadas»

Las nuevas medidas anticovid que entran en vigor el martes, que incluyen el cierre de toda actividad no esencial a partir de las 18:00 horas y el adelanto del toque de queda a las 22:00, tendrán un impacto en la economía regional de hasta 1.500 millones de euros. Es el cálculo que hace la Junta de Andalucía, una cifra expresada por el vicepresidente Juan Marín, referida a los 15 días que estarán en vigor, por lo que aumentará si se prolongan las restricciones. Ante este dato tan abultado, Marín se preguntó «cuánto puede aportar una administración como la Junta de Andalucía y cuánto otras instituciones» como el Gobierno de España, los fondos europeos o iniciativas de los ayuntamientos «a la hora de reducir los impuestos».

Tras recordar que ya hay unas líneas de ayudas y de avales de la Junta para sectores afectados por la crisis sanitaria, y explicar que, cuando hay delimitaciones en materia horaria de la actividad existe la posibilidad de que los trabajadores se acojan a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de forma parcial, Marín indicó que se va a avanzar en otra línea de ayudas orientada a cubrir gastos fijos que tienen normalmente todas las empresas, como alquiler o suministro eléctrico. También aseguró que se va a seguir trabajando en los contactos con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) para que los ayuntamientos tengan en cuenta la posibilidad de llevar a cabo prórrogas o demoras en la presentación de los impuestos municipales por parte de los negocios que se van a ver afectados, o una bajada sustancial de los impuestos.

Marín indicó que estos asuntos se irán abordando con los sectores afectados durante estos días, y señaló que se está hablando de hacer primero una valoración del impacto económico que tienen las nuevas medidas en las empresas, ya que en la provincia de Granada tendrán que cerrar todos los servicios no esenciales, que, en cambio, en el resto de provincias andaluzas sí podrán estar abiertos hasta las 18:00 horas, con lo que no todas las situaciones serán iguales.

«Las líneas de ayudas irán en función del impacto económico», insistió el vicepresidente, quien aprovechó para realizar un llamamiento a los grupos de la oposición para que apoyen la aprobación de los Presupuestos autonómicos de 2021, porque «gran parte de las ayudas» que se puedan ofrecer a sectores como la hostelería, el comercio o el turismo para compensar las nuevas restricciones «va a depender de la aprobación» de las cuentas.

Precisamente, estos sectores ya empezaron a alzar la voz. La Confederación Comercio Andalucía criticó que las nuevas restricciones son «desproporcionadas y son la puntilla definitiva para el sector de cercanía, que lleva una caída de ventas acumulada durante la pandemia de un 50%», por lo que exigió un plan de rescate para el pequeño comercio.

Tras quejarse de que la Junta las ha adoptado «sin escuchar al sector», el colectivo no comprende «cómo se penaliza de esta manera a este sector cuando existen otro tipo de actividades que aparecen como los mayores focos de contagio». No obstante, los comerciantes entienden que la Junta «tenga que actuar frente a un problema de salud pública muy grave y que está aun lejos de ser controlado», pero consideraron que al menos deberían ser oídas sus propuestas y acompañar las restricciones de medidas económicas de apoyo para los sectores más afectados.

En la misma línea, el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara, trasladó al consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, la «necesaria y urgente» puesta en marcha de un plan de rescate efectivo para la hostelería y el pequeño comercio. La CEA reclamó ayudas directas y a fondo perdido para estos sectores «especialmente castigados».