Hallan restos de un tratamiento ginecológico realizado en el antiguo Egipto

El descubrimiento corrobora por primera vez que se llevaron a cabo estas prácticas hasta ahora solo plasmadas en papiros médicos contemporáneos

Trabajos arqueológicos en la necrópolis de Qubbet El-HawaServicio Ilustrado (Automático) UJA

Investigadores del Proyecto Qubbet El-Hawa que dirige la Universidad de Jaén (UJA) en Asuán (Egipto) han hallado restos de un tratamiento ginecológico realizado a una mujer que murió en torno al año 1800 antes de Cristo.

La mujer, llamada Sattjeni, según informa la UJA en un comunicado, pertenecía a la clase privilegiada de la antigua ciudad de Elefantina y entre sus piernas, originalmente vendadas, se halló un cuenco cerámico con restos quemados.

El análisis de los restos óseos, enterrados en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, fue realizado por un equipo de antropólogos de la Universidad de Granada, que colabora con el Proyecto de la Universidad de Jaén, y que confirmó que la mujer había sufrido una lesión traumática en su pelvis, quizá producida por una caída, que le tuvo que producir graves dolores.

Es muy probable que, para aliviar estos dolores, la mujer fuese tratada con fumigaciones, tal y cómo los papiros médicos contemporáneos describen para solucionar problemas ginecológicos.

Para el doctor en Egiptología de la UJA Alejandro Jiménez, director del Proyecto Qubbet el-Hawa, lo más interesante del descubrimiento “no es sólo la documentación de un tratamiento ginecológico paliativo, algo que de por sí es único en la arqueología egipcia, sino que este tipo de tratamientos con fumigaciones se describieron en papiros médicos contemporáneos y, hasta ahora, no había pruebas de que se llevaran a cabo”.

Este trabajo ha sido publicado por una de las revistas más prestigiosas de la Egiptología, “Zeitschrift für ägyptische Sprache und Altertumskunde”.

La Universidad de Jaén excava en esta necrópolis desde el año 2008 y se centra en las tumbas de los gobernadores de la provincia fronteriza de Egipto con Nubia durante la Dinastía XII.

Desde sus inicios, los trabajos arqueológicos de la UJA en Egipto, financiados por el Ministerio de Ciencia e Investigación, por las Fundaciones Gaselec y Palarq, el Grupo Calderón y la Asociación Española de Egiptología, han cosechado numerosos descubrimientos.