Andalucía activará un plan de rescate empresarial que incluye 1.000 euros para taxistas, feriantes, comerciantes y hosteleros

Moreno reclama a Sánchez otros 667 millones como los que invertirá la Junta para insuflar “oxígeno” a pymes y autónomos

Neutralizar su mejor discurso, el crecimiento económico, es uno de los efectos colaterales de la pandemia para algunos gobiernos, como puede ser el andaluz. Por eso hoy, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha celebrado que «en sólo cuatro días» se haya terminado de perfilar y firmado el Plan de Apoyo a Pymes y Autónomos por el que se destinará un «montante global de unos 667 millones», sumando unos siete a lo previsto de arranque, lo que «es más del doble de los recursos» asignados a estas medidas «por las comunidades» en general. La intención es insuflar «oxígeno», ayudar al sector productivo regional a «resistir» para poder superar la «pesadilla de la Covid-19». De esos más de 660 millones, 223 serán para ayudas directas, 350 para avales y 94 millones estarán vinculados a medidas indirectas como es la reducción de impuestos. De acuerdo a lo expuesto por el máximo dirigente del Ejecutivo autonómico, el plan, que pasará mañana por el Consejo de Gobierno, «se desarrollará en torno a tres meses» y alcanzará a «dos ejercicios presupuestarios», el de 2020 y el de 2021. Se pretende que los recursos «lleguen al 80% de autónomos en las próximas semanas porque los necesitan ahora», a la luz de lo manifestado por Moreno.

La alianza a cuatro bandas, el «mejor acuerdo dialogado en el peor de los momentos», en palabras del presidente, se ha rubricado con el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara; el de la Federación Nacional de Organizaciones de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor; y el presidente de las Cámaras de Comercio de Andalucía, Javier Sánchez Rojas.

Desde el Ejecutivo autonómico han detallado luego que el plan contempla hasta una decena de líneas de ayudas, una de ellas dedicada al pago de alquileres para autónomos, así como otras, por valor de 25,2 millones de euros, que irán a parar al sector hostelero, el del ocio nocturno y el infantil. A ello se añadirán fondos con los que se soportará un único pago de 1.000 euros para «facilitar el mantenimiento de la actividad productiva a los sectores de la hostelería, el comercio, el transporte por taxi y también a los feriantes», según la Junta. Calculan que éste alcanzará a unos 80.000 beneficiarios de la comunidad.

Las pymes del sector de la hostelería y el pequeño comercio contarán con dos líneas de subvenciones por 44,6 millones, a los que se unirán 50 que se asignarán a un plan de liquidez para las industriales. Con otros 19 millones, se impulsará un plan de digitalización en el comercio, la hostelería y el turismo para pymes, autónomos y la economía social. A lo desgranado, se engarzarán 300 millones en préstamos avalados a través de Garántia, que se complementarán con 50 que respaldará la Agencia IDEA. Habrá, asimismo, un apartado específico para costear los suministros básicos de las empresas a las que el coronavirus ha frenado su facturación y cuatro millones reservados para el sector cultural y el de los espectáculos públicos.

Tras avanzar lo grueso del acuerdo, Moreno ha reclamado al Gobierno de la Nación que dirige Pedro Sánchez la «misma cantidad», lo que posibilitaría «llegar mucho más lejos y a muchos más beneficiarios» o, dicho de otra forma, «multiplicar la capacidad de acción que va a tener este plan de ayudas». Ha aseverado que, «para el conjunto del Estado, 667 millones» es una cuantía «asumible», «necesaria» y «netamente oportuna» para auxiliar a «un sector que es fundamental para la economía española». En ese punto ha recordado que Andalucía es la región «más poblada» del país y «la tercera en PIB –Producto Interior Bruto–», por lo que, si «su tejido productivo no va bien, España no va a ir bien», ha avisado.

De su lado, los sindicatos UGT y CC OO han afeado que el Ejecutivo autonómico se hubiera reunido sólo con el empresariado y han advertido de que el acuerdo de reactivación económica «pende de un hilo».