La Junta de Andalucía denuncia la «deslealtad» del Gobierno al «filtrar» el plan de Navidad

Aguirre aboga por «cohesionar» con el resto de comunidades las medidas y confía en que esas fiestas sean «lo más normalitas» posibles. La región suma 94 muertes, pero la incidencia baja a 430

El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, muestra una gráfica
El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, muestra una gráficaJosé Manuel VidalEFE

Repartir juego, para luego saltarse a los asistentes a la partida. Esto es lo que podría haber hecho el Gobierno central, a la luz de las críticas que ha lanzado hoy el titular de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre, en torno a que el Ejecutivo estatal haya «filtrado a la prensa» el documento relativo a las medidas que barajan de cara a las fiestas navideñas y que incluirían la limitación de las cenas a seis personas y toque de queda a la una en Nochebuena y Nochevieja. Para el consejero andaluz lo sucedido ha supuesto una «deslealtad», sobre todo, teniendo en cuenta que el pasado viernes mantuvieron una reunión con el Ministerio de Sanidad en la que no se aportó ningún documento y que mañana habrá un nuevo encuentro del Consejo Interterritorial del sistema nacional de salud. Es en ese foro donde Aguirre cree que el Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez debería haber planteado sus propuestas, que tendrían que haber estado abiertas al «debate», y en el que Andalucía defenderá las suyas. El consejero las ha abordado esta tarde con su grupo de asesores de salud pública y asistencia sanitario, así como con los del área económica.

Lo que sí ha dejado claro el titular autonómico de Salud es que las Navidades de este año «van a ser totalmente diferentes» a las del pasado, si bien ha mostrado su confianza en que «sean lo más normalitas» posibles. Por lo que respecta a las limitaciones que las guíen, ha insistido en que Andalucía intentará «cohesionarlas» con el resto de las comunidades, más allá de que quienes se encuentren fuera de la región por motivos de trabajo o estudios puedan volver «con controles» para pasar las fiestas junto a sus familias, como ya adelantó el domingo el presidente de la Junta, el popular Juanma Moreno.

Dejando a un lado la Navidad, Aguirre ha puesto el acento en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en que la incidencia acumulada de la Covid-19, los casos por cada 100.000 habitantes, había vuelto a descender en las últimas 24 horas hasta colocarse en 430,91. Lo ha hecho en «todas las provincias», aunque se ha mantenido por encima de la media nacional de 374. En Granada, uno de los puntos más afectados por la enfermedad, aún es 711, pese a haber experimentado un descenso «muy importante», y Jaén también tiene más de 500 casos por 100.000 habitantes, en concreto 578. Huelva y Cádiz se encuentran por debajo de esa marca, pero con 472,4 y 460,7, respectivamente.

Aguirre ha situado el pico máximo de la segunda ola «a nivel de ingresos hospitalarios» el pasado 9 de noviembre, cuando se registraron 3.478, los que supusieron 651 menos que los 2.827 contabilizados este martes, que eran 42 más que los de ayer. Los enfermos que han necesitado entrar en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) han permanecido en 488, 40 menos que los 528 que se apuntaron el 17 de noviembre, cuando se alcanzó el «tope máximo». Pero quedaban números y algunos «muy duros». Se han anotado 2.201 positivos más la última jornada y 94 fallecidos nuevos a causa de coronavirus, la segunda peor cifra de toda la pandemia en la región. De ahí que el consejero haya hecho un llamamiento a «la prudencia» ciudadana y a no «lanzar las campanas al vuelo». Los datos mandarán.