Hacia un ecosistema turístico europeo sostenible, innovador

“Esperamos que la crisis actual sea una llamada de atención que anime a la Comisión Europea a perseguir una política turística más ambiciosa”

El turismo ha sido uno de los sectores duramente golpeado en la crisis del coronavirus
El turismo ha sido uno de los sectores duramente golpeado en la crisis del coronavirusJorge ZapataEFE

El 8 de diciembre se debatió en Bruselas el Dictamen del Comité de las Regiones «Hacia un turismo más sostenible y competitivo para las regiones y ciudades». El Dictamen del que he tenido el honor de ser su ponente y que se ha aprobado con el apoyo de todos los grupos políticos y regiones, es fruto de un largo proceso de debate y consenso y un paso importante para reforzar la política turística de la Unión Europea.

El turismo ha sido duramente golpeado en esta crisis. Una crisis que debemos aprovechar como una oportunidad para reivindicar un modelo de desarrollo turístico sostenible, alineado con el Pacto Verde y la Agenda Digital Europea. Y una llamada de atención a la actuación conjunta de las instituciones para, junto a los ciudadanos, salvar la industria y hacerla más resiliente y sostenible para las generaciones futuras.

El Comité de las Regiones reconoce que el turismo es un sector estratégico como motor del crecimiento económico y factor que contribuye a configurar la identidad y el modo de vida europeos y el sentido de pertenencia a Europa y llama a tomar medidas urgentes para la reactivación del sector y para la formulación de una nueva política turística europea a largo plazo. Por ello hemos solicitado a la Comisión Europea que analice la posibilidad de crear una dirección general con dedicación exclusiva al turismo sostenible, así como que traslade idéntico interés al Parlamento Europeo.

La crisis exige mejorar la coordinación entre Estados miembros, un aspecto que es fundamental para reactivar al sector, porque las prohibiciones y medidas de confinamiento aumentan la confusión de los turistas y desincentivan los viajes. La Unión Europea ha dado una respuesta urgente y necesaria a la crisis para mejorar la capacidad de respuesta de los destinos ante la crisis actual y frente a posibles catástrofes que puedan poner a prueba la fortaleza del sector en el futuro. Las regiones turísticas se han visto desproporcionadamente más afectadas por las restricciones de los viajes no esenciales.

Pero tenemos que seguir avanzando juntos. En este sentido, acogemos con satisfacción la propuesta de la Comisión Europea de establecer una hoja de ruta para 2050, hacia un ecosistema turístico europeo sostenible, innovador y resiliente. Esperamos que la crisis actual sea una llamada de atención que anime a la Comisión Europea a perseguir una política turística más ambiciosa para Europa, entre otras cosas manteniendo fuertes lazos de colaboración con el Comité Europeo de las Regiones.

Necesitamos fortalecer la gobernanza europea para abordar mejor los desafíos venideros. Esta crisis también ha puesto de manifiesto la importancia de tomar decisiones basadas en datos.

En relación al turismo, también se ha identificado que las actuales herramientas de medición son claramente mejorables. Necesitamos establecer herramientas estandarizadas que puedan guiar a las ciudades y regiones en su búsqueda de políticas más sostenibles.

Hacer que el crecimiento del turismo sea más sostenible fortalecerá su capacidad para generar riqueza, empleo y desarrollo, preservando al mismo tiempo el medio ambiente para las generaciones futuras, construyendo una sociedad justa y próspera, moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva. Además, la consecución de los objetivos críticos planteados en el «Green Deal» y en la Agenda 2030, tendrá que provenir en gran medida de la base del turismo, ya que su dimensión actual y las expectativas positivas de crecimiento hacen del sector turístico una clave para garantizar el éxito de ambas propuestas.